Pautas para educar en virtudes a tu hijo de 6 a 13 años

AUTOEVALUACIÓN DE LOS PADRES RESPECTO AL DESARROLLO DE VALORES EN HIJOS CON EDAD ESCOLAR (6 A 13 AÑOS)

Las prisas y el ritmo que la vida impone a muchos padres les lleva a no tener apenas tiempo para estar con sus hijos . Esto es un hecho y de nada valen lamentos sino acciones eficaces. Si se dispone de poco tiempo lo que no se puede hacer es perderlo.

La presente “autoevaluación” pretende ayudar a los padres con hijos de 6 a 13 años para aprovechar el tiempo y los recursos en la educación de los hijos. El camino de la felicidad pasa por la adquisición de valores, la manera de transmitirlos y “meterlos” en el corazón de los hijos es ir “paso a paso”.

Conociendo las características propias de la edad del hijo, nos centraremos en los valores que le son propios. La labor principal de los niños de 6 a 13 años es el estudio ( edad del escolar ), y en el estudio se ejercitan una serie de hábitos propios de valores como la fortaleza, laboriosidad, reciedumbre, sobriedad, paciencia, perseverancia, compañerismo, formación de criterio.

La misión de los padres es ayudar a los hijos a luchar por vivir los valores antes mencionados. La “pregunta del millón” es ¿como?. Obviamente de nada sirve saber la teoría si no sabemos como ponerla en práctica. A continuación se exponen una serie de preguntas que pueden servir como orientación. No conviene responderlas con monosílabos, sí ó no, sino buscar situaciones cotidianas en la familia y comentarlas entre el matrimonio. Si no es garantía de éxito inmediato, por lo menos se caminará en la buena dirección.

I. FORTALEZA.

De la misma manera que el valor base en la edad de 0 a 3 años es el orden, se puede afirmar que la base de la educación de los niños de 6 a 13 años es la fortaleza, no entendida como fuerza física, sino como capacidad de proponerse metas y luchar por lograrlas aunque cueste. O dicho de otro modo, conseguir una fuerza interior que les haga sobreponerse al “no me apetece”.

Para que los hijos vivan la fortaleza es necesario que sepan que existen cosas en la vida por las que merece la pena luchar, que existe el Bien y que merece la pena luchar por conseguirlo, de ordinario a través de las cosas pequeñas.

-¿Nuestro hogar es un hogar de “quejicas”?. En la última semana ¿cuantas veces se ha oido “que calor/frío tengo”, “que cansado estoy”, etc?.

– ¿Tenemos tendencia a proteger excesivamente a los hijos? ¿Sustituimos a nuestros hijos en las tareas que deben realizar? (Encargos en casa, arreglos, etc.)

– ¿Cuantas salidas al campo, de excursión, hemos realizado en el último mes?. Las salidas al campo, o a la montaña son una escuela de fortaleza y además unen a la familia. Organizar marchas en las que se suben y bajan cuestas, se pasa frío o calor, se pasa sed, etc.. son una forma estupenda de vivir la fortaleza. Además, observar bellos paisajes ayuda a darse cuenta que merece la pena el esfuerzo.

– Cuando nuestros hijos deciden algo y luego se “echan atrás” sin motivo ¿les ayudo para que realicen lo que se habían propuesto, ó , pienso que no tiene importancia?

– ¿Quiero ayudar a mis hijos a ser “fuertes” mientras yo soy una persona sin ambiciones de superación y mejora personal?

– En los fines de semana, vacaciones etc.. ¿Existe un horario de levantarse de la cama, de estudio, etc..ó las cosas salen como salen?

II.LABORIOSIDAD.

Muy relacionada con la fortaleza, la laboriosidad la viven los niños en su trabajo, el estudio. Se trata de cumplir con diligencia los deberes propios y ayudar a los demás en lo mismo. En resumidas cuentas, querer hacer las cosas bien y esforzarse en ello.

– ¿Que me preocupa más, las notas o que mis hijos se esfuercen y den lo máximo de sí mismos? ¿Les animo cuando veo que luchan y no llegan?

– ¿Tienen mis hijos un horario diario de estudio y lo cumplen? ¿Que lugar ocupa la televisión en casa? ¿Que razones les doy para que hagan suyas estas ideas y no las vean como una imposición?

– ¿Cuanto hace que no hablo con mis hijos de lo que es la obra bien hecha, y de la satisfacción que produce el hacer las cosas bien esforzandose? ¿Me intereso en que acaben bien sus trabajos escolares, con buena presentación?

– ¿Me preocupo de que en casa haya una ambiente que favorezca el estudio? Silencio, libros (que aprendan a cuidarlos), etc..

– ¿Me doy cuenta que los fines de semana y vacaciones también son tiempo de laboriosidad? En este sentido ¿tienen un horario adaptado a las circunstancias ó se hacen las cosas según van surgiendo?

III. SOBRIEDAD.

Por medio de la sobriedad, distinguiendo lo que es razonable y bueno, nos esforzamos por utilizar de manera moderada los cinco sentidos. Está muy relacionada con la fortaleza , ya que “negarle al cuerpo” lo que pide supone un ejercicio de dominio.

– En el caso de que demos paga a nuestros hijos, ¿que han hecho con la paga de la semana pasada? ¿En que la han gastado? Ha sido en cosas necesarias o en caprichos comprados por impulsos. ¿Con que frecuencia realizan obras de caridad? Parte de la paga, ¿la dedican para ayudar a los más necesitados?

– ¿Aprovechamos las cosas hasta el final, o las tiramos mientras aún sirven?. En este punto convendrá descender a lo concreto, y ver qué cosas hemos tirado en los últimos meses y en qué estado se encontraban, ver si las hemos tirado porque ya no servían o por consumismo, ¿hacía falta de verdad cambiarlas? (convendrá ser honrado con uno mismo, pués es fácil engañarse)

– ¿Son nuestros hijos esclavos de las marcas y los anuncios? ¿Y nosotros?. – ¿Intentamos conjugar el capricho (a veces es bueno “dárselo”) con la sobriedad? – La nevera es un buen termómetro de como se vive la sobriedad. Abramos la nevera y veamos que cosas de las que hay son necesarias y cuales son superfluas. ¿Es nuestro casa un hogar donde nunca falta de nada, refrescos en la nevera, patatas fritas, dulces, aperitivos, etc..ó usamos de estos para celebrar acontecimientos familiares?

– Muchas familias realizan las compras en supermercados. Esto brinda la oportunidad de hacer una lista y ceñirse a ella. ¿La última compra se ajustó más o menos a la previsión ó fue fruto del reclamo de las estanterías?.

– ¿Salir al teatro, al cine es algo habitual, que no llama la atención o es un acontecimiento? (Obviamente el buen cine y el buen teatro son cultura y por lo tanto positivos, la pregunta se dirige hacia el “consumo” de ambos).

IV.PACIENCIA.

La paciencia ayuda a resistir aquellas cosas o situaciones que nos molestan, con serenidad. Es una valor que va “a contrapelo” de nuestros tiempos, caracterizados por las prisas y la falta de capacidad de espera. No vamos a proponer que todas las familias se vayan a pescar, pero pensar en lo que supone ir de pesca nos ayudará a entender mejor la paciencia.

– ¿Fomento en mis hijos actividades que requieren el ejercicio de la paciencia, por ejemplo: coleccionismo, aprender a tocar la guitarra, etc.?

– ¿Les doy razones para “soportar” a un compañero pesado, que se burlen de ellos en el colegio, etc.?

– ¿Que razones les doy para que hagan bien las cosas? ¿Somos capaces de esperar resultados o los queremos de inmediato?.

– ¿Tenemos nosotros paciencia con sus limitaciones y defectos, para que de esta manera ellos también la tengan?.

V.COMPAÑERISMO.

La edad en la que comienza a desarrollarse y potenciarse el compañerismo es la edad del escolar, por ello vale la pena preguntarse:

– ¿En casa se deja hablar a todos y se escucha con atención aunque uno tenga muchas ganas de contar lo suyo?.¿Cuando ha sido la última vez que hemos mantenido una conversación familiar?

– Cuando alguien critica o habla mal de algún amigo, vecino, conocido ¿que hacemos, “entrar al trapo” o procurar cortar la critica buscando lo positivo de esa persona?

– ¿Que detalles vivimos en casa encaminados a ayudar a los demás sin que nos los tengan que pedir?. Ante la natural falta de iniciativa de los hijos en este aspecto convendrá “darles pistas”. Hacer una lista y comentarla.

-En las actividades de grupo ¿ponemos el máximo empeño como si solo de nosotros dependiera el éxito, aunque luego el mérito se lo lleve otro, o solo nos esforzamos si vamos a “lucir” nuestras actividades?. ¿Cuando ha sido la última vez que esto nos ocurrió en el trabajo? ¿Que hicimos?. ¿Es tema de conversación en las tertulias con los hijos?

VI. FORMACIÓN DE CRITERIO

La Edad del escolar es la edad del saber, de la razón. Por ello es normal que los hijos busquen el porqué de las cosas, su bondad o maldad, lo que es verdad y lo que no lo es. Esto, unido a su sentido de la justicia hace de este momento la edad de oro para educar unos principios que les ayuden a tener criterio ante lo que ven.

– ¿Aprovechamos en casa las oportunidades que se brindan habitualmente, películas, noticias, comentarios del colegio, para aclarar ideas sobre la justicia, lo bueno y lo verdadero?

– En este aspecto, ¿Vivimos y así les transmitimos a ellos, que no se debe juzgar a las personas, que lo que se debe juzgar como bueno o malo, verdadero o falso son los actos?

– ¿Les vamos enseñando a saber ser críticos con lo que oyen y leen? ¿Aprovechamos los periódicos, por ejemplo, para que formen su idea de las noticias?

– Cuando una película nos parece inapropiada, ya sea por violencia, sexo, etc. ¿Apagamos la TV o “nos la tragamos”?

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

11 comentarios

  1. tyare

     /  17 abril, 2008

    quisera hacer una pregunta sobre la enseñanza
    ¿como lograr que un chico que acaba de llegar de otra ciduad con malos habitos, sin costumbres y sin enseñanza y que va en 6º basico logre tener responsabilidades y pueda entender nuestro proposito q es ayudarlo??
    me podrian dar unh consejo de sto poor favor como poder ayudarlo de modo q no se sienta presionado por nuestras intenciones, que el las ve como exijencias por q no esta acostumbrado a recibir ordenes

    Responder
  2. Anibal

     /  18 abril, 2008

    Tyare, Yo creo que lo primero que hay que ganar es su confianza. Tratarle con respeto y cariño, fomentar que hable y para ello lo primero será hablar con él, provocar tertulias, charlas en la comida y en momentos relajados. Seguro que tiene cosas positivas, buscarlas y elogiarle. Lo que realmente mueve al ser humano es el sentirse querido, después ya vendrá la exigencia. Un cordial saludo y espero que estas breves letras puedan servir de apoyo

    Responder
  3. Marce

     /  29 enero, 2009

    Hola, mi hija tiene 7 años y no se duerme sin que antes yo le lea un cuento, para mi es maravilloso ese momento, pero mi esposo me dice que ella ya no esta en edad de que se le lea un cuento, mas aun que esta proximo a nacer su hermanito(a) y que no me quedara tiempo para hacerlo, aunque yo estoy dispuesta a seguirlo haciendo. el esta en un error?? o yo realmente debo dejar de hacerlo ya? Marce.

    Responder
  4. Anibal

     /  1 febrero, 2009

    Estimado Marce, le respondo a su consulta acerca de contarle cuentos a su hija de 7 años. Esos momentos son magicos y los hijos nunca los olvidan, sirve ademas para crear vinculos afectivos. Mi consejo es que
    lo hable con su esposa y le haga ver lo importante y bueno que es para su hija. De hecho dejar de hacerlo ahora que va a tener un hermanito podría ser negativo ya que lo relacionaria. La vida y el cariño a su
    hija no deben cambiar, todo lo contrario necesita sentirse muy querida, tambien exigida claro. Tiempo no le va a faltar y si hay algo en lo que merezca la pena “perder” el tiempo es con los hijos. Mi consejo pues es que siga contando o leyendo cuentos a su hija,seguro le hace muy feliz, saludos cordiales

    Responder
  5. Luis Garcìa

     /  4 agosto, 2009

    Buenas nochestengo un sobrino al cual amo , no tienen padre y su madre pocas veces le pone atencion yo me estoy dedicando a tratar de educarlo, el no comparte con nadie no le gusta ser amigos ni salir a jugar prefiere quedarse en la computadora por horas no practica ninguen juego y no tiene buenas relaciones con los demas niños a parte d ello se ha hecho un niño desobediente, les ruego me ayuden necesito saber como ayudar a eduacralo ya que yo estoy tratando de criarlo de la mejor manera. gracias

    Responder
  6. Isabel Díaz Figueras

     /  6 agosto, 2009

    Tal vez podría probar a preguntarle por su computadora interesándose por sus juegos y después de valorarlos, sin exagerar, mostrar que también hay otras opciones como salir a tomar el aire al parque, jugar a pelota, poner música un rato, leer, pero todo sólo un rato.
    Todo cansa y tiene un límite. Mientras él no controla, gobierna usted, aunque ya llegará el momento de irle soltando. Como cuando se aprende a ir en bicicleta.

    Responder
  7. yolike

     /  7 septiembre, 2009

    Hola: Soy madre desesperada.Mi hija de 7 años se niega a dormir sola. Por las noches me gusta tumbarme con ella a leer un cuento, pero me cuesta que acepte el reto de no ver la tele a esas horas. Cuando se duerme me voy a mi cama,pero en cuanto nota que no estoy se levanta a por mi, y asi estoy practicametne toda la noche. A las 3 de la mañana ya me he leantado 3 o 4 veces y no consigo que se acueste sola, y eso que le he puesto en la habitación que hay al lado del matrimonio e incluso le dejo una luz encendida por que tiene miedo a estar sola. ¿Que puedo hacer?.
    Por dar otro dato, decirles que tiene un hermano de 17 años que ahora duerme en la habitacion de mi hija y ella enla de el para que este mas cerca. Un saludo

    Responder
  8. conchi

     /  27 diciembre, 2009

    Hola soy una madre desesperada tengo un hijo de 7 años y es muy inteligente su profesora me ha dicho que es un buen alumno se lo sabe todo pero cuando va a ser una evaluación me saca un 4 en vez de un 8 o 9 pero me dice porque es despistado y ya no se que hacer porque no estoy contenta con sus notas sabiendo que en casa se lo sabe todo , y ademas se hecho un poco prepotente con su hermano de 4 años no paran de pelearse no se que hacer .digame que puedo hacer para que mejore en sus estudios y y como persona ya que estoy a tiempo para ayudarlo a cambiar.un saludo

    Responder
  9. ana

     /  5 marzo, 2010

    hola buenos soy madre soltera tengo un ñiño de siete años pero trabajo. pero el es muy que es lo que el dice y nada mas ya no se ni como tratarlo a veces me provoca castigarlo. pero no lo hago. no se como hacercarmele. o no por que ya ni le hago caso lo dejo que haga lo que el quiera.
    por que vivo con mis padres entoce ellos lo tiene muy malcriado, entoce cuando lo voy a coregir no me deja entoce que me aconsejaria gracias

    Responder
  10. SABRINA CADENA

     /  14 enero, 2011

    hola mi hija tiene 7 años y es una niña super linda y yo tengo 22 años alado de ellayo ma siento como su hermana ella me trata igual y quiero saber si eso esta bien o en el futuro temdre problamas con ella mi familia me dice que no es correcto tratarnos de tu y yo o hablarnos de igual igual xfa nesesito un consejo

    Responder
  11. Aníbal

     /  16 enero, 2011

    Hola Sabrina, entiendo que con tu edad te sientas más una hermana que una madre, pero eres su mamá y como tal te tienes que portar. Ser madre no es ser una bruja mala, se puede y debe ser madre cariñosa, alegre, juvenil …. pero no debes olvidar que lo que tu hija necesita es una mamá, no una hermana. Los padres deben ayudar a sus hijos a crecer, exigirles con amor, podemos jugar con ellos pero debemos saber poner limites. Yo te diría que te dejes ayudar y aconsejar por tus padres, seguro que lo hacen muy bien. Lee algún libro dirigido a padres y verás como te ayuda. Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: