LOS NIÑOS NECESITAN ESTABILIDAD

Las parejas de hecho son mucho menos duraderas que los matrimonios, según confirma un estudio (1) realizado por el Institute for Social and Economic Research (ISER) de la Universidad de Essex. El estudio, dirigido por el profesor John Ermisch, se basa en los datos de la British Household Panel Survey, realizada mediante encuestas anuales a 10.000 adultos británicos siempre los mismos–, pertenecientes a 5.500 hogares, desde 1991.

La inestabilidad de las parejas de hecho se revela en este dato: casi el 75% de los hijos de matrimonios viven con sus padres al menos hasta los 16 años, mientras que la proporción baja al 36% para los nacidos en uniones de hecho. Una de cada tres de estas parejas se rompe antes de 10 años. El 60% contraen matrimonio, pero es menos probable que lo hagan si tienen hijos.

El ISER recuerda que la separación de los padres es negativa para los hijos y crea problemas a la sociedad, que ha de proveer al mantenimiento de las familias monoparentales. De ahí concluye que es preciso revisar la política familiar, a fin de favorecer que la gente se case, en vez de cohabitar. Lo cual se vuelve más urgente ante la extensión del fenómeno.

En la actualidad, la cohabitación es la principal forma de unión (70% de los casos) para los británicos que constituyen una pareja por primera vez. Los nacimientos extramatrimoniales, que eran el 2% en 1977, han pasado a ser el 20% en 1997.

El estudio del ISER ha provocado numerosos comentarios en Gran Bretaña. “El matrimonio es mejor para los niños”, tituló el Daily Telegraph . Robert Whelan, director de Family and Youth Concern, extrae esta conclusión:

“Desde hace tiempo es bien sabido que las parejas de hecho son muy inestables, y el problema es que hoy los políticos no tienen en cuenta la diferencia entre matrimonio y cohabitación al plantear las leyes. Pero eso de que no hay diferencia entre ambas cosas es un mito. Los niños necesitan estabilidad, necesitan nacer dentro del matrimonio”.

En éste sentido, la nueva ley de divorcio aprobada en España equipara el matrimonio con las parejas de hecho. La posibilidad de poder deshacer el matrimonio de manera unilateral a los tres meses de haberse comprometido no ayuda para nada a la capacidad de compromiso. 

MATRIMONIO

(1) Richard Berthoud y Jonathan Gershuny (editores), Seven Years in the Lives of British Families, The Policy Press,

256 págs. Más información en el sitio del ISER en Internet (www.iser.essex.ac.uk).

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.400 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: