SER SINCEROS

SinceridadCómo ya se ha dicho, todas las virtudes se inculcan con el ejemplo, sin embargo quizás sea la sinceridad la mas sensible.

Las virtudes se adquieren con la repetición de los actos en los que se manifiesta, es decir, por medio de hábitos. De la misma manera que decir la verdad puede ser un  hábito, una manera cotidiana de manifestarse; la mentira también puede convertirse en hábito.

Con éstos comentarios no pretendo ayudar a ser “buenecitos” sino a animar a ser luchadores por ser personas cabales e integras. Por tanto, en éste caso particular, no se trata de no ser un mentiroso compulsivo sino de vivir la virtud de la sinceridad. En el primer caso la lucha es negativa y defensiva, en el segundo es positiva y de ataque.

La adquisición de la sinceridad supone querer vivirla de manera habitual, por ello, no es compatible con justificar  las mentiras porque éstas sean esporádicas.

Por otro lado, vivir la virtud de la sinceridad supone también ser prudente. No se puede justificar en la sinceridad el decir las cosas según las pienso sin importarme sus consecuencias. Éste será un punto en el que ayudar a los adolescentes, tan dados a ser “auténticos”. La espontaneidad no es necesariamente virtud.   

Planteo algunas preguntas que creo que pueden ayudar:

– ¿Se mantiene en casa un ambiente de escucha e interés por lo que se cuenta ?. ¿Se aprovechan o provocan momentos en los que, con naturalidad, se charle (Ej: en la cocina mientras se recoge, limpiando el coche, etc..?

– ¿Se justifican en casa las mentiras”piadosas” y se usan como si no pasara nada?

ej: llama por teléfono alguien con quien no me apetece hablar y pido al que ha cogido que diga que no estoy, me salto un semáforo en rojo y digo que no lo he visto?.

– Antes de hablar, ¿pienso lo que voy a decir y a quien se lo voy a decir, o solo me interesa que me escuchen?

– Cuando hablo con mi hijo, o le cuento o leo cuentos, ¿le distingo lo que es fantasía de lo que es real?

– Ser sinceros es ser valientes. Cuando mi hijo reconoce que ha dicho una mentira, ¿le riño por haber mentido o le felicito por haber sido valiente al reconocerlo?.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

3 comentarios

  1. celeste parra

     /  5 diciembre, 2007

    simplemente decir la verdad es tan importante como bañarse pienso que todo ser humano puede evitar equivocarse siendo sincero consigo mismo

    Responder
  2. sara stefany jacome achi

     /  29 enero, 2008

    la experiencia me ha enseñado que hace más daño una mentira que decir la propia verdad…… además, como estudiante pienso que lo peor es educar con una metodologìa basada en el temor, la autoriadad, y la manipulación porque sólo se consigue una falsa creación y sumisión y destruye la sinceridad y confianza.

    Responder
  3. jose alex

     /  11 junio, 2011

    siendo sinceros creo que podemos vivir en un mundo mas caudal y libre de conciencia puesto que viviriamos la vida al maximo sin miedos y mas dichosos de nosotros mismos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: