EXIGIR CON CARIÑO

StopPara realizar una tarea es básica la actitud con la que se afronta. Esto  mismo ocurre con la educación: para poder educar correctamente y con ciertas garantías de “éxito” los padres deben de tener una actitud que podemos resumir en: aceptar, respetar y exigir.

Aceptar a un hijo supone conocerle. Conocer las características propias de la edad y conocerle personalmente. La única manera de conocer a alguien supone tiempo y relación personal.

Respetar a otro es imprescindible en una relación humana. Si no hay respeto no puede haber ayuda, cómo mucho habrá imposición y no olvidemos que la educación debe de basarse en la libertad. Sólo se educa cuando el otro acepta libremente lo recibido y con el tiempo lo hace suyo.

Muchos padres se quedan en las dos actitudes anteriores: aceptar y respetar, confundiéndose esto a veces con la dejadez: “Dejar hacer, dejar pasar”, nada que ver con la educación. Educar supone exigencia. Sin exigencia, las personas tendemos a lo fácil, a lo cómodo.

  Mejorar como personas supone exigencia y para poder exigir a los hijos es necesario aceptarles y respetarles. No olvidemos que la fortaleza es la virtud de los convencidos.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: