Crear vuestro propio estilo familiar

Hoy comparto algunas consideraciones sobre cómo crear un estilo familiar, espero que les sean útiles:

-Enseñar con el ejemplo ya que realmente se hace muy difícil intentar transmitir un modelo de vida “esotérico” sustentado simplemente en la bondad natural y las buenas intenciones. Hablar a los hijos es necesario pero resulta efectivo cuando confirmamos esas enseñanzas con nuestra actuación cotidiana. Es cierto que muchas veces esa actuación está llena de errores y caídas pero también es cierto que la vuelta a empezar y la lucha diaria es escuela impactante.

-Escuchar con interés. Cómo ya se ha dicho es importante hablar a los hijos sin embargo creo que lo es tanto o mas escucharles y hacerlo de una manera activa. Esto nos ayuda por un lado a conocerles y por otro a facilitar el dialogo y la consulta cuando tengan dudas o problemas.

-Evitar que los hijos estén al cuidado de personas que no estén de acuerdo o en la línea del estilo familiar. Indudablemente la vida es muy complicada y no siempre los padres pueden atender a los hijos por lo que tienen que recurrir a otras personas ya sean familiares o profesionales. En ambos casos es importante que esas personas estén de acuerdo con el estilo e ideario familiar o por lo menos no lo contradigan.

La selección de personal doméstico no es un tema sin importancia y debiera ser realizado dándole la importancia que tiene: es mucho mas fácil deshacer que hacer.

  -A mayor número de hermanos, mayor número de relaciones personales. Lo que puede parecer una perogrullada muchas veces se olvida pero el estilo familiar no es el mismo en una familia de hijo único que en una familia numerosa.

Virtudes como la generosidad, la paciencia, la laboriosidad, la austeridad y otras muchas se pueden vivir de manera mas natural y con menos esfuerzo cuanto mayor es el número de miembros en la familia.

-La educación personalizada exige buscar momentos para estar a solas con cada hijo. Creo que no se trata de darles cita o “engancharles” de uno en uno para sentarse en una habitación y hablarles sino de buscar o provocar momentos en los que con naturalidad nos cuenten y les contemos cosas. Sobre todo se trata de crear un ambiente de confianza y de sentirse querido y atendido.

-Tener como ilusión que el hijo sea mejor que uno mismo puede ser un aliciente. No se trata de que su carrera profesional sea mejor que la mía sino de que sea mejor persona lo cual animará al padres a luchar en su propia mejora personal sabiendo que es la manera de ayudar al hijo.

  -Tener unas creencias religiosas comprometen mas al educador. El hecho de pensar que el alma de cada hijo y su felicidad eterna depende en parte de lo que uno haga lejos de asustar debe de ser un aliciente y un despertador para dar importancia al papel primordial de los padres en la educación de sus hijos.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: