EL MATRIMONIO ¿UN SIMPLE CONTRATO?

En la mente de muchas personas se ha instalado la idea de que el matrimonio es un simple contrato de cohabitación y es esta idea la que ha llevado a equipararlo con otro tipo de uniones. Sin embargo el matrimonio es algo muy distinto.

Visto desde dentro, el matrimonio es una promesa de compartir en la que el deseo juega un papel muy importante, de esta manera el matrimonio descansa en algo muy humano. Cuando me refiero al deseo no lo hago reduciéndolo al deseo sexual sino al deseo de la otra persona en su integridad. A desear el bien para ella , a desear compartir el resto de la vida juntos, al deseo de disfrutar los dos juntos de lo bueno y de sufrir también juntos con lo menos bueno, todo ello sustentado en la voluntad del querer.

Visto desde fuera, el matrimonio tiene una función capital: asegurar la reproducción de la raza humana y socializar y educar a los niños, garantizar el futuro. Así, el carácter interno del matrimonio se ve reforzado por su función externa.

Sin ese compromiso adquirido y sin esa visión interna del matrimonio ¿se cumpliría su función social?: ¿lucharíamos por igual por mantener la unidad? ¿pelearíamos por mantener el amor y el deseo de mejora del otro? ¿se garantizaría el futuro de la condición humana por medio del relevo generacional?

No nos engañemos, sin el matrimonio nos falla la estructura básica de una sociedad fuerte y cohesionada. Equiparar el matrimonio a otro tipo de uniones es tremendamente injusto y un suicidio social.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. kike

     /  1 diciembre, 2006

    Lo cierto es que sin animo de polemizar solo estoy de acuerdo en un pequeño asunto: en que si el matriminio falla , falla parte de la estructura básica de la sociedad, pero creo que es igual de injusto no ser capaces de atribuir valor añadido para la sociedad a otro tipo de uniones bajo una serie de prejuicios. El compromiso personal es más importante que la expresión formal de ese compromiso; sea el matrimonio o sea otro tipo de unión. Si ese compromiso existe realmente, la generosidad que implica y su propia esencia es por si sólo un valor positivo para generar sociedad. Siento discrepar …..

    Responder
  2. Aníbal

     /  3 diciembre, 2006

    Me parece magnifico que se discrepe con lo que escribo, gracias por ello Kike. Indudablemente lo mas importante en un compromiso es la palabra dada, la voluntad de cumplir lo prometido y la lucha diaria por cumplirlo. Lo que me permito dudar es que el grado de compromiso sea mayor en una cohabitación que en un matrimonio. Por otro lado el compromiso publico y firmado del matrimonio es una herramienta estupenda para ayudar en la lucha por mantener esa promesa ante las dificultades y debilidades que surgen en toda relación el “contrato” es un freno a dejarse llevar por el momento.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.403 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: