EXPERIMENTAR LA AMABILIDAD

Images_53Con "Ser audaces" intento compartir mi sentido de la vida con quienes leen lo que escribo. Pienso que hay muchisimas mas cosas buenas que malas en la vida y que la manera mas efectiva de combatir el mal es haciendo el bien.

Cada dia suceden pequeñas cosas estupendas a nuestro alrededor. El bombardeo de malas noticias en los medios, las prisas y una visión excesivamente materialista de la vida hacen que no seamos capaces de percibirlas y disfrutarlas, pero ahí están. La verdad y el bien existen y no dependen de nuestro punto de vista. Aceptarlos, disfrutar de ellos y darles un sentido es lo que depende de nosotros.

Creo que la felicidad está muy relacionada con nuestra capacidad de asombro y ésta con el saber disfrutar de pequeñas cosas. A mayor capacidad de asombro, mayor felicidad.

Ésta tarde un buen amigo me ha narrado una anécdota contada por el genial filósofo alemán Robert Spaemann. Espero que disfrutes leyendola tanto como he disfrutado yo oyendola. Dice así :

"No olvidaré nunca a un piloto italiano que se hallaba ocioso en el aeropuerto de Roma, a causa de una erupción del Etna que impidió la salida de su avión, al que pedí consejo. Me habían robado, no tenía ni dinero, ni el billete de avión, ni pasaporte o tarjeta de crédito. Y el avión de regreso a casa ya había despegado. El piloto me ayudó, intentando persuadir a la línea aérea de que dieran una muestra de buena voluntad. En balde.

A continuación me rogó que esperara un instante, me compró un billete y me lo entregó junto con una dirección a la que podía transferirle el importe una vez de vuelta en casa. "Pero usted no me conoce en absoluto y no puedo identificarme", objeté. Lo único que dijo fue: "Ya me pagará". Sólo pude contestarle: "Querido señor, su amabilidad es mayor que la infamia de los ladrones y la pérdida que sufrí no es un precio demasiado elevado en comparación con la amabilidad que experimento".

El piloto no me pareció ser una persona de carácter tan entusiasta como para que, durante los diez minutos que nos tratamos, pudiera yo lisonjearme de haber despertado en él la impresión de ser digno de confianza; y como éste era el caso, una vez que hube regresado a casa yo no tuve nada mas urgente que hacer que transferirle el importe en cuestión"

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.403 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: