Raíces familiares

Los árboles sin raíces o plantados en lugares sin tierra firme se caen con facilidad al menor soplo de viento, si la tierra es pobre crecen sin fuerza. Los edificios construidos sin cimientos y vigas consistentes se pueden derrumbar con facilidad. De la misma manera, las personas sin raíces y sin cimientos, crecen escuálidas y a merced de los vientos.

Hay una serie de principios que me parecen fundamentales a la hora de educar a los hijos, son las raíces que les harán mantener el rumbo de su vida y que les ayudarán a ser felices:

Raíces familiares: cualquier persona necesita un pasado y un presente para poder construir su futuro de manera consistente. Es muy bueno que los padres hablen a sus hijos de su infancia, de los abuelos, de los bisabuelos, contar historias de la familia, acuñar expresiones y costumbres propias. Los niños que se educan en ese ambiente crecen rodeados de una mayor seguridad afectiva y psicológica. Se saben parte de algo cuyo motor es el amor, no son un verso suelto.

Educación de virtudes: pienso que a todas las personas normales nos gusta hacer el bien. Es cierto que hacerlo supone, en la mayoría de los casos, un esfuerzo y que suele resultar más cómodo hacer lo que apetece y ese dejarse llevar no satisface en el fondo a nadie. Inculcar en nuestros hijos hábitos que les ayuden a ser ordenados, sinceros, generosos, laboriosos, fuertes ….. es ofrecerles una seria oportunidad de ejercitar virtudes que les ayudarán a ser felices. Haciéndolo desde pequeños les resultará mas fácil de mayores. En la sección virtudes de Ser Audaces puedes encontrar alguna orientación concreta.

Muchos padres andan excesivamente preocupados por los resultados académicos de sus hijos, otros se conforman con que los hijos no les causen problemas. Una familia en la que todos luchan por ser mejores y concretan esa lucha diaria en adquirir virtudes es garantía de hijos que estudian y que se esfuerzan. No basta tener buenas intenciones, hace falta lucha concreta, cada día. Hoy propongo una educación de máximos: ¿porqué conformarnos con la mediocridad si estamos llamados a la excelencia?

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: