¿De quién es la culpa?

Dibujo_5 Vivimos en una sociedad aparentemente bastante descreída, y digo aparentemente porque sin embargo, es algo muy común recurrir a Dios cuando ocurre una desgracia para echarle la culpa. Ante una guerra, una muerte, una enfermedad o un revés económico resulta muy socorrido preguntarse dónde está Dios.

Lo curioso es que el circulo se cierra una vez hecha la pregunta y adjudicada a Él la culpa.  ¿Cuàntas personas continúan su razonamiento y buscan realmente dónde estaba Dios cuando ocurrió lo que consideran una desgracia?.

Muchas de las "calamidades" que atribuimos a la desidia de Dios o a su no existencia se podrían haber evitado si actuáramos de otra manera. Una de las características  de los seres humanos es la capacidad que tenemos de actuar con libertad, algo de lo que ningún otro ser vivo dispone.

Dios no permanece neutral o abstraído ante lo que le ocurre al mundo. Nos ha dado la capacidad de elegir y nos ha dotado de la inteligencia y la conciencia que nos indican lo que debemos o no hacer. Somos nosotros, cada uno, los responsables de las consecuencias que se derivan de no actuar según nos dicta nuestra conciencia rectamente formada.

Recurrir a Dios para culparle de los males es un signo de infantilismo, como el del niño que afirma que ha suspendido el examen porque el profesor le tiene manía. Pienso que en demasiadas ocasiones los hombres resultamos patéticos e infantiloides. No nos gusta hablar de la conciencia, ni la escuchamos, porque eso nos llevaría a tener que renunciar a muchas cosas que nos apetecen. Es más fácil echar las culpas a Otro, más si tenemos la certeza de que no va a defenderse.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Muy acertados tus pensamientos! Les pondré un link!

    Responder
  2. Muy acertadas tus afirmaciones! Gracias!

    Responder
  3. Anónimo

     /  3 octubre, 2007

    De quién es la culpa? de la Iglesia, claro está. No de dios.
    Si no hubiera infierno, no habría religión.

    Responder
  4. Anibal

     /  4 octubre, 2007

    El comentario anterior es de una gran agudeza intelectual, se nota que está muy trabajado.

    Responder
  5. No es fácil este asunto. Tengo un blog que pretende dar razones positivas y testimonios sobre el sufrimiento, el dolor y la enfermedad. Tengo mi propia experiencia la puedes ver en “ahi va lo prometido…mi experiencia” Si puede hacer algún bien puedes situarme entre tus enlaces…
    Sobre la culpabilidad sólo te puedo decir, en el blog hay otros razonamientos, que las personas que se preguntan el por qué del mal o de la enfermedad no llegan a nada. Se pegan contra un muro. En cambio el preguntarse el para qué, pasado el tiempo, puede dar algunas razones más.

    Responder
  6. Anibal

     /  6 octubre, 2007

    Gracias Jorge, me daré una vuelta por tu blog

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.400 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: