La naturaleza de las cosas

Escribir casi a díario sobre el matrimonio y la familia supone un reto y una necesidad de otear la vida cotidiana en busca de ideas. A veces llego a pensar si no estaré obsesionado por el tema, sobre todo cuando descubro similes en todas partes. Sin embargo me he dado cuenta de que no es así, lo que ocurre es que cuando se cree en la naturaleza de las cosas se encuentran grandes similitudes en cosas aparentemente diversas pero que se rigen por ese criterio de naturaleza. De ésta manera la vida es mucho más sencilla que cuando se está continuamente inventando la realidad, es decir haciendo ingenieria social, ya que ello supone el riesgo de "crear" situaciones contradictorias in término.

Ayer asistí a una conferencia sobre los "clusters" empresariales. Se trata, en definición de Michael Porter en su obra On competition, de "un grupo geográficamente denso de empresas e instituciones conexas, pertenecientes a un negocio concreto, unidas por rasgos comunes y complementarios entre sí". El profesor que pronunció la conferencia afirmó que el origen de los clusters era natural, no forzado por legislaciones politicas ni económicas. Es más, afirmó, los intentos artificiales de crearlos han fracasado. El poder politico a lo más que debe aspirar es a respetar la lógica natural del closter utilizando la legislación para reforzarlos.

En diversas publicaciones había leido acerca del término cluster en el mundo de la informatica. Wikipedia define cluster como un conjunto o conglomerado de ordenadores que se comportan como si fueran uno solo, pero pone como condición que no basta sólo con conectar ordenadores entre sí, es necesario que interactuen.

Estas ideas me han llevado al terreno del matrimonio y a la familia, que podrían ser definidos como un cluster de personas unidas por rasgos comunes, conectadas entre sí de manera natural y complementaria, una unión no basada en la simple conexión de individuos y que surge de manera natural.

Mi aplicación del cluster a la familia: es de orden natural y espontáneo, no producto de la planificación politica o económica, basado en la complementariedad varón y mujer, y que no es una simple conexión de individuos sino algo nuevo. Al poder politico corresponde reforzarlo y no violentarlo con legislaciones contrarias a su naturaleza.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: