Denominación de Origen (D.O.) para el matrimonio

El matrimonio, como institución, no está en crisis. La unión estable y comprometida de un hombre y una mujer es un ámbito ideal para crecer como personas, para saberse queridos y aceptados y para que nazcan nuevas vidas.

Es cierto que el matrimonio debe adaptarse a los nuevos tiempos. Debe saber combinar lo que le es fundamental con aspectos que no contradicen, y muchas veces enriquecen, lo que significa. Es bueno replantearse el papel de la mujer en la sociedad y en el trabajo fuera de casa, es bueno que los roles en el hogar no sean estancos, es bueno fomentar las relaciones de confianza entre padres e hijos. El matrimonio y la familia no son algo estático sino dinámico, como las personas que los componen.

La esencia del matrimonio, su naturaleza, origen y fines, no pueden cambiar. Si lo hicieran ya no hablaríamos de matrimonio, sino de otra cosa. Soy firme partidario de reivindicar la Denominación de Origen (D.O.) para el matrimonio.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Carlos

     /  8 noviembre, 2007

    Felicidades por el artículo en la Gaceta. Urdaci ha ayudado, me va a caer simpático y todo.
    Un gran abrazo, y no desanimes nunca, te necesitamos.

    Responder
  2. Anibal

     /  8 noviembre, 2007

    Muchas gracias Carlos, eres muy amable.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.403 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: