Una verdad realmente incómoda

Hay cierta unanimidad en el asunto del cambio climático. La mayoría de la humanidad comienza a concienciarse de que debemos cuidar y respetar la naturaleza para que continúe siendo el lugar en el que podamos vivir durante generaciones y generaciones. Algo hemos avanzado.

Sin embargo, esta realidad choca con el poco ciudado que se tiene con la protección del habitat ideal para que nuevos seres humanos vengan a la vida. Todo niño o niña que nace, tiene derecho a tener un padre y una madre, a formar parte de una familia, a conocer sus raices, a desarrollarse en un ambiente de seguridad fisica, psiquica y afectiva.

Las leyes divorcistas al uso, las técnicas de reproducción asistida, las ideas que muchos medios de comunicación transmiten sobre la familia y el matrimonio o las reivindicaciones de grupos minoritarios hacen que ese habitat ideal cada vez esté más deteriorado. Cada día, en España, 300 niños y niñas sufren el divorcio de sus padres. Dejan de convivir bajo el mismo techo con sus padres y hermanos, se les arranca del medio natural en el que tienen derecho a vivir y desarrollarse.

Es un tema de máxima urgencia adoptar medidas para paliar las cosecuencias nefastas del desarraigo, la soledad, el individualismo. Esta si que es, realmente, una verdad incómoda.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Jose Eugenio

     /  21 noviembre, 2007

    Querido Anibal,
    Al hilo de lo que escribes hoy me he encontrado con uno de mis alumnos que me contaba esta tarde que cuando tenía un año sus padres se divorciaron, pasando a vivir sólo con su madre y su tía. La madre se murió de cáncer hace dos semanas, con lo cual esta persona ha quedado sola con su tía. Se nota que en su vida hay una ligera fractura, pero también es bonito ver cómo esta persona, como todo el mundo en situaciones difíciles, busca salir adelante y… sale adelante. Y a veces los problemas por los que han atravesado, habiendo sabido tomar experiencia de ellos, han resultado ser muy formativos.

    Responder
  2. Anibal

     /  21 noviembre, 2007

    Indudablemente Jose Eugenio, el ser humano es capaz de reponerse a muchas adversidades, en muchos casos incluso saliendo fortalecidos. Sin embargo no debemos dejar de afirmar y defender que existen unas condiciones mejores para los niños y que todos tienen derecho a un padre y una madre que les quieran. Un abrazo fuerte

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: