Hacen falta familias que asuman un liderazgo social

Publicado hoy en el Semanario Alfa y Omega

La famosa verdad incómoda del calentamiento global que vende Al Gore empequeñece hasta la insignificancia, al lado de esta otra que tenemos ante nuestras narices: «Estamos alterando el hábitat natural en el que se desarrollan mejor los niños, y en el que se realizan más plenamente los adultos, y todo por culpa de absurdos prejuicios ideológicos, que casi nadie se atreve a discutir».

Esa verdad tan incómoda, pero tan cercana hoy a cualquier persona, es la que difunde don Aníbal Cuevas, que acaba de publicar Más allá del sí, te quiero (Ediciones Internacionales Universitarias), que sintetiza los principales argumentos que cualquiera preocupado por la familia debería conocer.

La vocación del señor Cuevas, que trabaja en una línea aérea y es padre de 4 hijos, va precisamente en esa línea divulgativa. Es miembro del Instituto de Iniciativas de Orientación Familiar (IIOF), que, nacido con el apoyo de la Universidad de Navarra, impulsa la orientación familiar. «Nos dedicamos a la formación de padres, que después, a su vez, ayudan a otros matrimonios», explica. «Transmitimos mensajes muy simples: que la familia merece la pena, que los padres somos los primeros educadores, puesto que lo que nos caracteriza es querer lo mejor para nuestros hijos…»

En general, «hay mucha desorientación». Por ejemplo, se desconoce que, «en el matrimonio, hay herramientas muy sencillas para solucionar los problemas que, inevitablemente, van a presentarse», ignorancia que resulta especialmente grave cuando se constata que «muchísimos matrimonios se rompen por causas absurdas y perfectamente superables».

Y con respecto a los hijos, «queremos concienciar de que no hace falta hacer grandes cosas para que los hijos salgan buenos chavales, y que además el esfuerzo es muy gratificante». La madre y el padre tienen cada cual una responsabilidad ineludible, el uno hacia el otro y ambos hacia los hijos. Por algún motivo, sin embargo, resulta más difícil hacer comprender esto al varón.

Un ejemplo: «Me parece lamentable que un padre no vaya nunca al colegio, a hablar con los profesores, salvo que haya un problema muy gordo», dice Cuevas. «¿Qué le está transmitiendo ese padre a su hijo? Que su papel se limita a traer dinero a casa y poco más. ¿Qué credibilidad tiene para darle entonces consejos? Cero. En cambio, un padre que va al colegio, que habla con el tutor, que dedica el tiempo a sus hijos, ha dejado claro, de entrada, que les quiere y se preocupa por ellos».

Compromiso, sin adjetivos

Una de las características del voluntariado del IIOF es que, en realidad, resulta extremadamente difícil separar el compromiso público del familiar. El padre y la madre que se quieren ya han enseñado a sus hijos la lección más importante de todas en la vida. Ese amor se vuelca también en los hijos, y se traduce en una educación exigente. Y «se cultiva una cultura de la excelencia, porque las personas, cuanto más se les pide, más dan». Así se forman los líderes.

Los padres e hijos de estas familias se convierten, sin darse cuenta, en líderes, «porque son personas con tirón, motivadas, que se preocupan por los demás. Eso es liderazgo. Son personas a las que recurren los amigos, los compañeros de trabajo…, porque su estilo de vida atrae. Ése es el liderazgo que la sociedad necesita: un liderazgo de las familias, y empieza a construirse de una forma muy sencilla: se empieza por ir a esas reuniones del colegio; por dedicar tiempo a los hijos; por dedicar también tiempo a hacer cosas por la sociedad, por los demás… Los hijos perciben y valoran eso, y la gente desde fuera, también».

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Excelente artículo, Aníbal. Aprovecho para desearte a ti y a Alejandro unas felices fiestas de Navidad.
    Moris
    (Guatemala- Asociación Familia Hoy)

    Responder
  2. Anibal

     /  13 diciembre, 2007

    Muchas gracias Moris, lo mismo te deseo. Un fuerte abrazo

    Responder
  3. Hola Anibal:
    Mucho tiempo sin pasar por acá, y veo que tienes grandes novedades… te felicito. Espero que estés muy bien. Yo, con mucho trabajo, pero feliz, que es lo que importa de verdad. Cuidate hermano, nos leemos más seguido.

    Responder
  4. maria

     /  18 diciembre, 2007

    La verdad, después de leer su árticulo me han entrado unas ganas terribles de comprar su libro y ya he mirado donde lopuedo comprar. Me gustan mucho sus artículos porque son verdades como puños pero son cosas tan básicas y vivimos en un mundo tan complicado que necesitamos a gente como usted que nos las recuerde. Mis hijos van a colegios donde su política es que vayan padre y madre a las tutorias, es una forma de implicarse el colegio con las familias que lo forman y a la inversa y asi todos formamos a los niños en los mismos valores. Muchisimas gracias por dejarme opinar.

    Responder
  5. Anibal

     /  24 diciembre, 2007

    Gracias a tí María, lo de las tutorias me parece fantástico. Sin duda alguna lo que más motiva a los hijos es ver que para sus padres son muy importantes, una forma muy eficaz es dedicarles tiempo yendo a su colegio. Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.403 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: