La eficacia de ser esposa y madre

La lectura de un interesante reportaje me ha hecho recapacitar sobre el papel de la mujer en la familia y en la sociedad. Afirma la periodista que el trabajo del ama de casa es un soporte básico del estado de bienestar y cita como dato estadístico que llega a equivaler en algunos países al 60% del PIB; si no me equivoco este dato lo hizo público en su tiempo el premio Nobel de economía Gary Becker.

La idea que se expone a lo largo de todo el trabajo me parece un buen argumento para reivindicar el papel del ama de casa, sin embargo creo que se queda corto. Está escrito desde la lógica de la efectividad, es decir, en función de los resultados materiales, de la productividad, del ahorro. Lo más grande del papel de madre y esposa se encuentra en la lógica del amor. Sólo desde la entrega incondicional y el amor al marido y a los hijos se puede entender el papel fundamental de las esposas y madres que dedican su mejor tiempo a la familia.

Las diversas ideologías antifamilia han hecho que el papel de la mujer como esposa y madre haya sido vilipendiado y ultrajado. Hubo épocas en las que a las madres de familia numerosa se les tildaba de conejas y la mujer que decidía quedarse en casa para cuidar de su marido y sus hijos era poco menos que una analfabeta. Hoy la situación ha cambiado ligeramente, cada vez más mujeres se dan cuenta de que se pueden realizar como personas quedándose en casa y renunciando a otras cosas, ¿quién no renuncia a algo cuando ama?.

Respeto por igual a las mujeres que se quedan en casa, a las que trabajan fuera, a las que compaginan ambas tareas y a las que deciden no tener familia. Lo que me parece fundamental es que se den las condiciones para que puedan elegir a qué dedicar su vida. La eficacia fundamental de la mujer en casa no es el ahorro económico, tampoco su impacto en el PIB sino el impacto positivo que su presencia y amor producen en el hogar, en su marido e hijos; y consecuentemente también en ellas. Las mujeres que deciden casarse y ser madres deben tener derecho, al igual que cualquier persona, a elegir lo que crean más conveniente no siendo presionadas por instituciones, ideologías u otros intereses.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Cristina

     /  11 abril, 2008

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices…menos en que “la visión que se tiene de la mujer que se queda en casa está cambiando”.
    Las mujeres que se quedan en casa están muy mentalizadas de qué eso es lo que quieren hacer, por encima de proyectos profesionales, situación económica y sacrificio personal.
    Pero estas tres cosas, son precisamente los pilares en los que se basa la mentalidad de la sociedad actual…con la salvedad de que el planteamiento es el inverso:
    Frente a la “Renuncia a una proyección profesional”…Proyectos profesionales en los que la mujer pueda “equipararse al varón”, “producir”, tener “independencia económica” y “realización”…
    Frente a la “Renuncia a un segundo sueldo y más dinero”…”sueldo propio”, “dinero, para más cosas, hobbies, ocio”, “status social”
    Frente a un gran sacrifico personal…y esto es lo más paradójico…”comodidad”, “no complicarse la vida”, “tiempo para sus cosas”…y digo que es lo más paradójico, porque en el fondo, esto, que te lleva a “no querer tener hijos…rechazo a la vida familiar “tradicional”…etc”, se cambia por “gimnasio, compras, ocio y bienestar”, que, a mi modo de ver, suponen un “sacrificio esclavizante”, necesario para poder competir con las mujeres de tu entorno.
    Esto es lo que vale en esta sociedad, para ser “alguien”…ser un “Crack” (como se dice ahora)
    Sinceramente, podría hablar mucho de mi experiencia personal…pero no es cuestión, yo simplemente veo que si trabajas eres considerada “normal” y si no, “un bicho raro”.
    Para una mujer que decide quedarse en casa cuidando hijos pequeños y encargándose del hogar…luchando por llegar a fin de mes y renunciando a tantas cosas, es muy duro…pero si encima quieres un respaldo social…lo llevas claro…Eso si, la gran mayoría de estas mujeres, como tú bien dices, no vivimos de lo “políticamente correcto y de los adjetivos”.
    El ataque que sufre la mujer y el engaño al que le ha sometido la sociedad con el tema laboral es tan terrible, que quizá sea el mayor enemigo de la familia…(esto daría para otro comentario…sin duda)
    No hay que desanimarse…yo veo a diario a muchísimas chicas jóvenes en mi oficina que trabajan de sol a sol, por sueldos de risa, en cosas que ni siquiera se acercan a aquello que han estudiado…angustiadas porque con 25 años no pueden perder el carro del mundo laboral…sin vida propia (del trabajo a casa..de casa al trabajo), sin esperanza de poder formar la familia que les gustaría…y encima…desalentadas con esa vida.
    El mundo laboral es una gran tentación…pero a todas las madres, que deciden no estar el él o estámos parcialmente, por pura necesidad, yo les digo…¡¡¡ánimo!!!, nada compensa tanto como el saber que eres “libre”…y que “donar tu vida”…es lo único que llena y da sentido a la existencia, porque en en esa lucha y ese sacrificio, una sabe que se sale adelante y que el premio no está fuera sino dentro de una misma.

    Responder
  2. Aníbal

     /  11 abril, 2008

    Muchas gracias Cristina por tu aportación como mujer. Estoy de acuerdo contigo en que la mujer en el fondo no tiene libertad para elegir y que lo que realmente merece la pena es la libertad grandisima de donar la vida. Saludos

    Responder
  3. claudy

     /  30 noviembre, 2009

    Muy buena la nota es interesante que se hablé y escriba del tema, me gustaria mucho poder incluirme en otras actividades, ya que el ser dueña de casa es bastante agotador y nadie valora mucho nuestro trabajo nisiquiera nuestros esposos.

    Responder
  4. Leyla

     /  8 marzo, 2012

    Que buen punto han tocado, gracias Anibal y wao!! Cristina hasta se me ha erizado la piel al leer toda la verdad que dices, a veces se necesita un aliento, un empujoncito, porque aunque se esté segura de que una tomó la decisión de quedarse en casa basándose en lo que realmente desea, lo cierto es que con el pasar de los días, puedes llegar hasta a recriminarte el por qué lo hiciste si todo el mundo te ve como si no estuvieras haciendo nada. Hay días en los que me siento tan cansada pero me da verguenza expresarlo, porque he llegado a pensar que por el hecho de estar en casa atendiendo a mi pequeña hija y encargada de todo lo que tenga que ver con el hogar, no tengo derecho a sentir agotamiento porque “estoy en casa”, “no produzco dinero” pero al leer sobre esto, tomo fuerzas, me vuelvo a recordar que por supuesto que estoy haciendo algo, que estoy esforzándome, que soy necesaria. Antes de tener una familia no me daba cuenta del gran trabajo que era criar hijos y manejar una casa, por eso cuando me llaman amigas y lo primero que me preguntan es “estabas dormida”, mi primer pensamiento de reacción es colgarle el teléfono y después mandarle un mensaje de que no me llame más!!!Yo también tengo experiencia laboral y me encuentro finalizando mi carrera de leyes pero por el momento más enfocada en mi hogar pero porque el pensar que uno está en casa es sinónimo de no estar haciendo nada, a veces eso quisieraaaa!!!!! Las mujeres somos las que más daño nos hacemos al criticarnos mutuamente y creernos mejores que otras…la vida solo es cuestión de deseos, respetos y de ponerse en los zapatos del otro. Estar en casa con los hijos no es estar tirada en una cama, comiendo y con los hijos frente a la tele, la que piensa eso y decide quedarse en casa porque va de vacaciones, está muy equivocada, se trabaja, se madruga, se organiza, se fijan horarios, se tiene personal a cargo y toda la responsabilidad administrativa de la empresa, en este caso tu hogar, recae sobre tus hombros…EN REALIDAD SE TRABAJA Y BIEN DURO!! bueno gracias a ustedes me recuerdo que fue mi decisión dedicarme a mi hogar y me siento orgullosa, disfruto cada avance de mi beba y recibo a mi esposo con los brazos abiertos cada día que llega a casa…Cuando me sienta cansada, lo haré saber, tengo derecho!! y lo que piense la sociedad, bueno es lo que piensen ellos, no es mi prolema…doy gracias a Dios por cada día, por cada sueño y a seguir adelante con mis deseos para mi bien y el de llos que rodean.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: