Podar las ramas

Leía una cita de Eugenio D`Ors que dice así: "La frondosidad de un árbol viene de aquellas ramas que le fueron podadas a tiempo" y no pude dejar de pensar en la educación, en la formación de las futuras generaciones. No me canso de escribir acerca del error que supone no reconocer la existencia de lo bueno, lo mejor. ¿Cómo se va a educar si no se tienen referencias?

Para muchas personas, entre las que se encuentran no pocos padres y educadores, la educación consiste simplemente en dejar pasar el tiempo y en que los niños y chavales vayan experimentando. Pienso que en el fondo lo que les ocurre a esos padres y educadores es que les faltan convicciones, en algunos casos no transmiten nada porque no tienen nada que transmitir, en otros les falta convicción en lo que creen. Como dice David Isaacs, la virtud principal de los padres debe ser la fortaleza

Mientras tanto el fracaso escolar sigue aumentando, más del treinta por ciento de los chavales españoles abandonan el sistema educativo; y las leyes siguen fomentando el absentismo y el "haz lo que quieras, que nadie te diga nada".

Las personas, como los árboles, necesitamos podar las ramas. Si no se hace así corremos el riesgo de que estas crezcan y crezcan pero sin orden ni armonía afectando a la raíz y finalmante al árbol entero.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Beatriz

     /  3 junio, 2008

    Estimado Anibal, cuanto te sigo y cuanto coincido con tus observaciones .
    Ayer comencé a leer “elogio a la disciplina” de Bernhard Bueb. El primer capítulo creo que recordar que se titula “para educar hay que ser valientes” y hoy me encuentro con este texto tuyo que me lo ha recordado de inmediato.
    Hace un par de dias veía la TV y me llamó la atención el anuncio de los DVD del coche, buff, me espanta la idea! jaja, y he visto que escribiste sobre ello.
    Permíteme dar mi visión de la paternidad “moderna”.
    Hoy en día que todo el mundo planifica cuando y como tener hijos, lo lógico sería que a la llegada de estos por haber escojido el momento preciso, los padres intentaran disfrutar al máximo de estos, verdad? pues, curiosamente es todo lo contrario, se habían acostumbrado a que nada perturbase sus “perfectas” y egoistas vidas, y la llegada de un nuevo miembro de la familia les descoloca.
    Los padres de hoy se pasan la vida enseñando a los hijos a no incordiar, a no molestar, a no desbarajustar sus horarios y sus vidas…a no existir. Veo tan poca naturalidad a la hora de educar…y escucho tantas quejas por; la lata que dan, el poco tiempo que tenemos para nosotros, etc…supongo que si integráramos de verdad a los niños en nuestra vida, si hicieramos vida en común, si formáramos una verdadera familia, en vez de molestarnos, sentiríamos lo que enriquecen nuestras vidas.
    Tengo 37 años, soy madre soltera de un niño que mañana cumple 8, y cometo mil y un fallos en su educación, pero cada minuto siento que es un regalo de Dios y espero gozar de muchos años a su lado para aprender a convertirle en un hombre feliz y responsable…y poder así devolver a Dios el préstamos maravilloso que me hizo.
    Gente como tu, me ayudan en esta labor.
    Un abrazo.

    Responder
  2. Anibal

     /  4 junio, 2008

    Muchas gracias por tu comentario Beatriz y por tu apoyo. Felicita a tu hijo por su cumpleaños y por tener una madre como tú, seguro que le ayudas a ser muy feliz. Tu comentario me ha dado materia para mi post de hoy así que permiteme que te conteste así.

    Responder
  3. Yo no creo que sea un tema de egoísmo desmedido, como dice Beatriz: tengo y conozco bien a muchos amigos en esa situación como para pensar eso.
    Lo que ocurre es que hoy en día muchos se pasan más de 30 años preparando su vida, que si la carrera, que si el trabajo, que si la pareja… todo lo dejan atado y bien atado antes de poder tener un niño, porque en verdad lo consideran algo importante. Pero luego resulta que los hijos lo cambian todo: cambian tu modo de vida, tus relaciones, tu estado físico… y tus prioridades. Y entonces para muchos resulta un choque brutal: tanto tiempo para construir algo que en un momento ves que ya no vale lo mismo.Y mucha gente se resiste a aceptar eso, que construyó el edificio que no quería, y desgraciadamente, en los peores casos llegan a no aceptar su nueva situación, y prefieren mantener el antiguo edificio…
    Como has comentado en un post posterior, hay que construir la familia cuando toca. Esperar a tener la vida hecha para encontrar alguien “compatible” con quien hacerlo, es la mejor forma de que la vida no sea una historia común, sino dos historias paralelas, y será dificilímo conseguir que dos historias paralelas lleven al mismo sitio durante toda una vida (como si ya no lo fuera con una sola…)
    Un saludo y gracias por SER AUDACES, un excelente blog

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.327 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: