Un “amor” pobretón

Mucho se ha escrito y se escribe sobre el amor. Hace unos días un personaje del mundo de la cultura afirmaba que el amor era muy importante en su vida, y le daba la puntilla definiéndolo como un estado de ánimo. No se porqué me sigo extrañando ante afirmaciones de este estilo, lo característico de nuestro tiempo es la perdida o confusión del significado de las palabras.

Identificar el amor con un estado de ánimo es empobrecerlo y reducirlo a algo banal. Hacer depender una relación de amor, por ejemplo el matrimonio, de un estado de animo es muy pobretón y tiene pocas posibilidades de exito más allá de pasar un buen rato. No es de extrañar que la gente que piensa así no sea capaz de mantener una relación estable.

Es cierto que el amor influya en los estados de animo y que cuando se está enamorado se ven las cosas de otra manera, pero el amor ni es un estado de ánimo ni puede depender de él. Los estados de ánimo no son ni más ni menos que el reflejo de nuestra situación personal en un momento concreto. Son oscilantes, variables, suben y bajan y dependen generalmente de cosas tan prosaicas como un atasco de tráfico, el calor, los cambios hormonales o un dolor de muelas.

Mientras se siga identificando el amor con un estado de ánimo seremos incapaces de encontrar sentido a las situaciones que nos incomodan o molesta. La experimentación y la vivencia del bien llena a las persona de paz y de una felicidad que va más allá del estado de ánimo; las personas que aman de verdad son felices aunque sufran.

Yo creo que lo que le pasa a la señora famosa es que sufre el sindrome de Peter Pan adolescente y sigue pensando, como muchos, que el amor se limita a sentir gusanitos en el estomago, a ir con una flor en la mano o a dar grititos.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

10 comentarios

  1. Dostoyevski

     /  26 septiembre, 2008

    Es una pena como se intenta banalizar algo tan grande como el amor. Me hace gracia su comentario, porque es verdad que muchos culturetas ramplones de mente estrecha y subvención ancha, siempre intentan reducir los conceptos mas amplios, generosos y abiertos a concepciones de tertulias del corazón.
    Para hablar de amor, del amor pleno, el que da sentido a todo, recomiendo la lectura del libro del enorme filósofo Alejandro Llano, “Una vida lograda”. Creo que es el mejor libro de ética que he leído nunca, incluídos los clásicos. Es espectacular el sentido que cobra la vida y el amor en ese libro.

    Responder
  2. Ferma

     /  26 septiembre, 2008

    El psiquiatra Scott Peck tiene un libro (no recuerdo el título) en el que dice que el amor de verdad crece con el uso de la disciplina y la voluntad de amar al otro, y que el que ama pretende el crecimiento del amado. Me parece muy interesante frente a la consideración del amor como “estado de ánimo”, tan habitual hoy.
    Enhorabuena por tu blog, lo leo con frecuencia.

    Responder
  3. Totalmente de acuerdo, Aníbal.
    Para mí el amor significa, entre otras cosas, “perseverar”, a pesar de las circunstancias…
    Pero eso exige voluntad y sacrificio…valores que no están de moda.
    Lo que ahora se lleva es el “gusto al cuerpo” y “yo tengo derecho a…”.
    Desde esta óptica, las cosas se convierten en fugaces, porque la capacidad de sufrimiento se reduce a lá mínima expresión…y se cae, facilmente en la banalidad y en eludir la realidad de la vida. En resumidas cuentas…se enmascara.
    Es genial poder descubrir que las cosas no tienen por que ser así, así que, tú sigue animándonos a ver el matrimonio con otros ojos y a trabajar por descubrir que el amor no se esfuma a la primera de cambio…si no queremos.
    Saludos
    Un saludo

    Responder
  4. Estimado Aníbal:
    Mucho se ha escrito sobre el amor, ciertamente. Sobre todo muchas chorradas. Mi opinión es muy simple y me remito a la primera parte de un refrán popular: “Obras son amores”. Cada uno podrá definir el amor como le parezca, pero, parafraseando los evangelios, “el amor sin obras es un amor muerto”. Los sentimientos van y vienen, tan volubles cual “piuma al vento”. Pero el amor construído sobre una cadena de hechos concretos, de pequeños actos diarios, macerado en el crisol de la superación de los momentos difíciles, es el que perdura.

    Responder
  5. Anibal

     /  26 septiembre, 2008

    Dostoyeski coincidimos en la admiración por Alejandro Llano, conozco el libro y le he oido la conferencia que lleva el mismo título. Al respecto recuerdo que una vez entrevistaron a Enrique Rojas en un programa del corazón a propósito de la presentación de un libro suyo sobre el amor. El nivel de la entrevistadora era tan patético que Rojas le tuvo que recordar que estaba entrevistando a un médico psiquiatra.

    Responder
  6. Anibal

     /  26 septiembre, 2008

    Gracias Ferma por leer Ser Audaces, investigaré sobre ese autor que propones. Saludos

    Responder
  7. Anibal

     /  26 septiembre, 2008

    Así es Cris, hay que aprender a “disfrutar” amando de verdad aunque a veces ello conlleve ir contra lo que apetece. Saludos

    Responder
  8. Anibal

     /  26 septiembre, 2008

    Tus consejos José son de sabio, efectivamente el amor se hace cada día en pequeños detalles de cariño y generosidad y así es dificil que llegue el tedio y el aburrimiento. Saludos

    Responder
  9. Así es, el amor no es un estado de ánimo, sino una forma de vida, ya que hay muchos tipos de amor, pero todos se traducen en el sacrificio y en la entrega a los demás, ese para mi es el verdadero amor, lo otro es enamoramiento, atracción, que si bien es necesario y es la forma de conocer a esa persona que puede ser candidata a compartir contigo el resto de tu vida, no es amor, sino enamoramiento, son gusanillos, pero una actitud madura, te mostrará el camino a seguir, y si es tu media naranja, que yo creo que existe, y creo en ella, está claro que ese amor, debe crecer y aumentar, y hay que mantenerlo y sacarlo adelante, porque ese amor es lo más importante.

    Responder
  10. Anibal

     /  29 septiembre, 2008

    Ana María coincido contigo, en el matrimonio lo ideal es que enamoramiento, sentimientos y voluntad vaya de la mano. Es lo que hay que procurar, a veces habrá situaciones muy agradables y otras será más cuesta arriba …. como la vida misma. saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: