Dios y la ciencia

La naturaleza limitada del hombre unida a su afán de conocimiento hacen que en algún momento de esa búsqueda tenga que aparecer la fe en algo. Tomemos el camino que tomemos, al final chocamos con nuestras limitaciones. Pienso que la fe no está reñida con la racionalidad, es más, se complementan.

Hace unos días Stephan Hawking manifestaba que la ciencia dejaba poco espacio para los milagros y para Dios. No es de extrañar esta afirmación cuando la máxima de la que parte el científico, como otras muchas personas, es que Dios y la ciencia son incompatibles. Lejos de ser una consecuencia, se trata sin duda de un prejuicio apriorístico.

Me pregunto cuantos de los millones de personas que en todo el mundo han leido los libros de Hawking  entienden sus teorías. ¿Llegarán al uno por ciento? Estoy seguro que el otro noventainueve no las entiende ni por asomo, se las cree porque tienen  fe, ni más ni menos.

El pensamiento posmoderno nos quiere hacer creer que los creyentes en Dios somos unos panolis incultos que creemos sin pensar. Como si Dios fuera el último recurso de los parias.

Mientras tanto, en esta época de crisis, los videntes hacen su agosto con empresarios y directivos. Ya lo dijo Chesterton, cuando no se cree en nada se acaba creyendo en cualquier cosa.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

15 comentarios

  1. Hola! La verdad es que para vivir hay que creer, el problema viene cuando sólo se cree en lo que le conviene a uno mismo.
    Te pongo un link

    Responder
  2. Dostoyevski

     /  29 septiembre, 2008

    Tener fe es algo que va unido antropológicamente al hombre, como la libertad. El hombre constantemente tiene fe y necesita fe para todo. Nadie nos asegura que el mañana vaya a llegar y sin embargo trabajamos con la fe de que va a llegar. De aquí que mucha gente cuando dice que no tiene fe, simplemente lo que hace en la mayoría de los casos es manifestar su anti-religiosidad ideológica por encima de racionalidad alguna.

    Responder
  3. Raimondo

     /  29 septiembre, 2008

    Discrepo en varios puntos: el hecho de que muchas publicaciones científicas no sean entendidas por la mayoría de la población no significa que esta gente se tome sus contenidos como “dogma de fe”. Digamos más bien que asume que es verdad, puesto que supone que gente como los autores e investigadores han encontrado *pruebas* de que ello es así. Seguramente el sentimiento más común será de asombro ante la complejidad de la naturaleza. Pero de fe, nada.
    La fe, la religiosa, que es a la que te refieres, no es incompatible con el pensamiento… siempre que ese pensamiento, es decir, la razón, no se aplique al campo en el que se aplica la fe. En otras palabras, es inútil explicar a través de la razón algo que, por definición, es incomprensible, y sólo puede ser aprehendido, según cuentan, por la fe.
    De hecho, aplicando la razón al problema de la creación del universo, es ridículo llegar a la conclusión de que un ser todopoderoso ha sido el responsable. Una afirmación tal sólo puede sostenerse en la fe.
    Por ello no creo que el conocimiento racional y la fe sean cosas complementarias. Un (buen) científico que encuentre pruebas que contradigan, por ejemplo, una teoría el suponía correcta, aceptará los hechos y replanteará su teoría. Pero un creyente (de cualquier religión) que *hipotéticamente* encontrara pruebas que fueran en contra de sus creencias, rechazaría dichas pruebas: su fe debe ser inquebrantable, incluso ante la evidencia de que es falsa.
    Esa es la diferencia. Por eso creo que ciencia/conocimiento y religión/fe son cosas totalmente diferentes y que no sólo no se complementan, sino que, cada vez más, entrarán en conflicto.
    Ahora bien, el que esté tentado de decir que la religión cubre aquello que la ciencia no considera, debe tener en cuenta que la ciencia es capaz de explicar cada vez más, y se va acercando cada vez más al origen del universo.
    Pero no hay que olvidar que el refugio de la religión siempre ha consistido en decir que si la naturaleza es así, es porque dios (o los dioses, da igual) así lo ha querido. Personalmente no encuentro ninguna diferencia entre sostener tal cosa y creer en el tarot. Son creencias irracionales.
    En conclusión, parafraseando a Chesterton, yo diría: “Cuando no se cree en nada, no se cree en nada. De lo contrario, se acaba creyendo en cualquier cosa.”
    Saludos,
    Raimondo

    Responder
  4. Anibal

     /  29 septiembre, 2008

    Efectivamente la fe no es solo una cuestión de creencias religiosas. El comentario de Dostoyeski al respecto es muy clarificador. saludos

    Responder
  5. Anibal

     /  29 septiembre, 2008

    Raimondo cuando afirmas al empezar tu comentario que “Digamos más bien que asume que es verdad, puesto que supone que gente como los autores e investigadores han encontrado *pruebas* de que ello es así” lo que estás diciendo es todo lo contrario de lo que luego intentas afirmar. Si alguien asume una verdad porque confia es porque tiene fe, en este caso en los cientificos.
    El comentario de Dostoyeski sobre este post es muy clarificador. La fe es algo que incluye temas no solo religiosos, la fe supone confianza.
    Hay muchos cientificos católicos de primer orden y su búsqueda honesta de la verdad no solo no es inconveniente para sus investigaciones sino al contrario un acicate.
    El problema que tienen muchos que niegan la relación cordial entre creencias religiosas y la razón es que piensan ¿interesadamente? que el catolicismo es tan solo un conjunto de dogmas e imposiciones. Una de dos, o no tienen idea o actuand e mala fe. Saludos

    Responder
  6. Braulio

     /  29 septiembre, 2008

    Hay un pequeño matiz, estimado Anibal, digno de resaltar. En efecto hay mucha gente que no entiende (no entendemos algunas de las teorias del señor Hawking). Pero no son más que eso: teorias. Por eso no tiene sentido creérselas, puesto que aun no han sido validadas ni probadas. El famoso Metodo Cientifico lo llaman. Si una teoría no puede corroborarse, simple y llanamente se elimina. El famoso “bolson de Higgs”, tan famoso en estos dias no es mas que un postulado; aun no se sabe con certeza de su existencia. ¿Puede llamarse “fe” a creer que existan? Posiblemente sí, pero una “fe” un tanto relativa, puesto que esta “fe” admite que la realidad puede refutar sus postulados. La Fe religiosa por el contrario no sólo no persigue la contrastacion de sus postulados con la realidad observada segun el metodo cientifico, sino que de entrada califica cono inmutables y verdaderos sus premisas. La diferencia es abismal pues, entre ciencia y religión, lo cual obviamente no implica que sean opuestas. Personalmente, yo me quedo con la información que se obtenga del acelerador de particulas acerca del comienzo del universo, en lugar de lo que pueda decirme un sacerdote, un iman, un rabino, un budista,etc., etc.

    Responder
  7. Anibal

     /  29 septiembre, 2008

    Braulio es que efectivamente la religión y la fe se mueven en distintas dimensiones lo cual, como bien dices no implica que tengan que ser opuestas. Pondré un ejemplo que creo que es muy clarificador: la teoría de la evolución de las especies de Darwin, la Iglesia no me dice que esa teoria sea falsa sino que llevada al extremo implica puro materialismo, dicha teoria es perfectamente compatible con la idea de la existencia de Dios y su papel de Creador. La Teoría de Darwin no puede negar la existencia de Dios ya que ¿hasta cuando nos retrotraemos?. Se trata de un tema arduo y complicado, para mi muy dificil de debatir en este foro. La idea que quiero transmitir es sencillamente y como tu dices es que ciencia y religión no son opuestas, son perfectamente compatibles.

    Responder
  8. El tema de la ciencia religionada es la todavía no científicamente demostrada absoluta validez del método científico como praxis cognoscente en el hombre.
    ¿cuál es ese argumento científico que invalida todo argumento no científico (no matemático digamos)?
    Lo digo por los esfuerzos intelectuales de cientos de personas por acabar intelectualmente con Dios y su exsitencia, alegando cosas que en sí son insostenibles.
    A donde voy: Si no quieres creer, allá tú, pero no pretendas decir que es evidente que Dios no existe.
    En mi blog aclaro las líneas de mi pensamiento…

    Responder
  9. Dostoyevski

     /  29 septiembre, 2008

    Centrándonos en la Fe religiosa y vistos algunos comentarios, recomendaría la lectura de la encíclica “Fides et Ratio” de Juan Pablo II. Es bastante clarificadora.
    Hasta los antropólogos más “progres” reconocen la religión como un universal cultural. Y es un universal cultural ya que el hombre siempre se ha hecho preguntas constantemente por ese ansia de verdad que tiene.
    Porque tiene fe en hallarla, pone todos los medios a su alcance para intentar dar con ella. En ese camino, la ciencia es una herramienta más para encontrar la verdad, pero es eso sólo, una herramienta.
    Hace poco Benedicto XVI al hablar de la Fe se refería a ella como un encuentro personal, íntimo, de cada persona con Dios. La ciencia sin duda ayuda a ese encuentro. Por eso no es correcto decir que los creyentes huímos de la ciencia, más bien todo lo contrario, ya que nos puede acercar más a Dios.

    Responder
  10. Y Einstein dijo “La verdadera ciencia es la que nos acerca a Dios)

    Responder
  11. Mikimoss

     /  30 septiembre, 2008

    Creo que los católicos y, en general, en nuestra cultura, se entiende muy mal el concepto de fe. Muy frecuentemente se la confunde con credulidad o dogma, porque el modelo es el doctrinal cristiano, donde unos señores pontifican verdades absolutas a las que no tenemos acceso. La fe es una cosa mucho más modesta y, propiamente, significa confianza en la fe que alguien nos da de que sus palabras son ciertas. El notario da fe, y nosotros confiamos en la fe del notario. En el caso cristiano Jesús y sus vicarios son los fedatarios.
    A mi ese tipo de religiosidad no me interesa, porque soy una persona autónoma. Si Dios existe tiene que demostrármelo a mi en persona, no me conformo con que le confíe su esencia al emperador de un régimen medieval que tocado con una tiara bizantina condena al preservativo y proclama que fuera de su organización no existe salvación.
    Por otro lado, como físico que ha estudiado, en parte, el modelo cosmológico de Hawking, entiendo que este señor, viviendo donde vive, se vea en la necesidad de usar el resultado de sus investigaciones para deshauciar al teísmo imperante. Ciertamente, si su modelo es correcto, las condiciones iniciales del Universo no han afectado determinantemente el devenir de éste, con lo que el principio antrópico que parecía otorgárnos algún tipo de prevalencia existencial deja de ser necesario. Se trata de un resultado análogo en sus consecuencias filosóficas al paso desde el sistema ptolemaico al copernicano: nuestro Universo no contiene puntos singulares (desnudos), se autocontiene, ningún punto del espacio-tiempo es especial, ergo no remite a ningún demiurgo que lo haya programado para que sea como es. Nada hay fuera de él, y la nada no existe.

    Responder
  12. raimondo

     /  30 septiembre, 2008

    Asimilar el significado de “fe religiosa” con “confianza” es una pirueta dialéctica bastante pobre. ¿Estamos hablando de fe religiosa o de simplemente confianza en algo? Porque si son lo mismo, habría que decir que la fe religiosa no tiene tanta enjundia — bastaría con tener confianza, y no una fe ferviente, en que existe un dios por ahí que se encarga de que el sol salga al día siguiente, o de que la evolución natural siga su curso, o de que el bosón de Higgs aparecerá en el LHC…
    Si la fe religiosa se reduce a eso, a una mera confianza, entonces tengo un motivo más para no creer en ningún dios.

    Responder
  13. Anibal

     /  30 septiembre, 2008

    Jorge estoy convencido de que la ciencia acerca a Dios sin duda, no puede ser de otra manera.

    Responder
  14. Anibal

     /  30 septiembre, 2008

    Raimondo lo primero y fundamental es que la fe es un don y supone efectivamente confianza y trato con Dios, no es algo intelectual fruto de un largo estudio, para mi es algo mucho más sencillo. Hablas de una fe ferviente, no se que quieres decir. Lo de ferviente dependerá mucho del caracter de la persona, la fe tambien puede ser tranquila y sosegada y no es menos fe. Saludos

    Responder
  15. Anibal

     /  30 septiembre, 2008

    Gracias kikoprieto por tu comentario, ahora visito tu blog. saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: