Te escucharé aunque no me apetezca

"Te escucharé cada día aunque en alguna ocasión no me apetezca". La base del amor matrimonial no puede ser lo que me apetece sino lo que es necesario para mantener ese amor. Las personas que están realmente enamoradas están más pendientes del otro que de sí mismos. Quizás algún escéptico se sonría y piense que se trata de cinismo, es lo que les suele pasar a los que no saben lo que es el amor.

No se trata sólo de escuchar sino de comprender, de ponerse en el lugar del otro, de aceptar cambiar de opinión cuando haga falta, de ceder. Los hombres y las mujeres somos distintos y de distinta manera nos aproximamos a las situaciones cotidianas. Es bueno que los dos tengamos esto en cuenta para no hacer un drama de algo natural.

Anuncios
Deja un comentario

7 comentarios

  1. beatriz

     /  10 octubre, 2008

    Anibal, totalmente de acuerdo pero me parece limitado ceñir estos consejos al matrimonio. Yo no estoy casada, pero esto podemos aplicarlo a nuestro entorno inmediato en cualquier caso.

    Responder
  2. Efectivamente, yo, como mujer, escucho muchas veces a otras quejarse de diferencias que son normales entre la forma de actuar de hombres y mujeres. Creo que es necesario aceptar al otro como es y no hacer un drama de cosas sin importancia. Un saludo.

    Responder
  3. Esta afirmación es totalmente cierta, escuchar aunque no se nos apetezca, ceder, complacer, servir, querer, abrazar, amar,consolar, reir, convivir, la intimidad, salir, todo esto ha de ser, pensando en el otro, en tu otra mitad, porque obras son amores y no buenas razones.
    Me ha encantado Anibal.

    Responder
  4. Anibal

     /  13 octubre, 2008

    Así es Beatriz, de heco muchisimas de las ideas que expongo sobre el matrimonio sirven para la vida en general; el problema es que lo que se ve normal en la vida social no se vea en la vida de familia. Un saludo

    Responder
  5. Anibal

     /  13 octubre, 2008

    Maria lo fundamental es intentar mejorar personalmente y ayudar al otro a que mejore aceptando las diferencias que lejos de separar pueden enriquecer. Es básico conocer las diferencias entre hombres y mujeres, sobre esa diferencia y complementariedad se construye el matrimonio. Saludos

    Responder
  6. Anibal

     /  13 octubre, 2008

    Ana Maria el aluvión de verbos que expones dan para toda una vida, luego habrá quien diga que el matrimonio es aburrido. Saludos y gracias por tus comentarios

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: