El poder de lo bueno, verdadero y bello

Anoche, mientras leía el artículo de Nueva Revista "¿Quién es Gustavo Dudamel?" (número 117, mayo-junio 2008 disponible en la web) sobre el director de música venezolano y sobre la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolivar , me topé con dos afirmaciones de las que proporcionan materia para pensar.

Un niño violinista de 11 años afirma: "Yo imagino que Dios debe ser como la música porque algo como eso sólo puede ser obra de Dios" (ver aquí a partir del minuto 4:30 del documental "Tocar y luchar"). El fundador de la orquesta, Jose Antonio Abreu, en el mismo documental dice:  "El arte implica sentido de perfección, excelencia. La orquesta siembra en el alma de sus miembros sentido de armonía, de orden, sentido de lo estético, de lo bello de lo universal"

Y recordé la escena de la película "La vida de los otros" en la que al duro e inflexible agente de inteligencia de la Alemania comunista, en la soledad del desván de la casa que espía, le caen lagrimas por el rostro al oir al dueño tocar al piano la obra "Sonata para un hombre bueno".

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.425 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: