Las fuentes de la alegría

Todo experimentamos grandes deseos de felicidad. En el fondo todos nuestros actos se encaminan en la busqueda de la felicidad, nadie en su sano juicio actúa buscando el sufrimiento. La experiencia nos muestra que el problema se plantea cuando aquello en lo que depositamos nuestras esperanzas no nos satisface y, al contrario, nos crea más ansiedad.

Así ocurre con los bienes materiales. Cuando buscamos la felicidad en ellos, en las cosas y en el dinero, solemos descubrir que lo que nos proporcionan no es la felicidad sino cierto bienestar o satisfacción pasajera.

Se trata de un tema complejo. Quizás puedan ser útiles algunas ideas que hoy escribo pensando en el fin de semana, normalmente más relajado y con tiempo para pensar. Algunos autores distinguen entre felicidad y alegría y reservan para la felicidad lo eterno y espiritual, dejando la alegría para nuestro tiempo.

Independientemente de consideraciones sobre la diferencia entre la felicidad y la alegria, hoy propongo buscar la alegría en tres dimensiones de la vida: el orden, el trabajo y la generosidad. Se trata, según García-Hoz, de las fuentes de la alegría. La próxima semana escribiré sobre cada una de ellas y concretándolas en la vida cotidiana.   

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.327 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: