Educar es difícil

"Es que es muy difícil" se oye decir a muchos padres cuando se habla de educación. Claro que es difícil, es que la vida es difícil cuando hay que tomar decisiones, cuando hay que corregir, cuando hay que manifestar desacuerdo. La vida en la que no hay dificultades es una vida idiota, volatil, superflua, me atrevería a afirmar que inhumana.

Apoyar y animar a los hijos es un deber de los padres como también lo es corregir. No corregir por pereza, indiferencia o temor es un flaco favor que hacemos a los hijos. Ellos, igual que nosotros, necesitan referencias, limites, exigencia. Con cariño sí, pero también con firmeza. Claro que para actuar así hay que tener ideas claras, principios y fortaleza. Educar es difícil pero posible.
Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Dostoyevski

     /  17 febrero, 2009

    Aníbal te leo y releo a Kant y me hace gracia. Que poco políticamente correcto sería hoy. Estaría en las antípodas de esta sociedad que sólo busca la felicidad a través del hedonismo
    Imagínate frases como esta, “no debemos actuar para conseguir la felicidad sino que debemos actuar únicamente por puro deber. Al actuar por puro deber el hombre se vuelve digno de la felicidad”.
    Sentido del deber para educar correctamente aunque sea duro y el deber de los educados de conocer y aprender aunque sea duro. Sólo así uno se puede hacer digno de la felicidad.

    Responder
  2. Completamente de acuerdo.Además lo que no cuesta suele tener poco valor.Además vale la pena.

    Responder
  3. José Sáez

     /  17 febrero, 2009

    Aunque parezca una tonta redundancia, diré que todo lo que vale la pena, vale la pena. Es decir, que todo lo que es en verdad valioso, conlleva dificultades alcanzarlo. La educación es quizá la más difícil de todas las tareas humanas. Pero vale la pena.

    Responder
  4. CARMEN

     /  17 febrero, 2009

    ¡Y TAN DIFÍCIL!
    TENGO SEIS HIJOS,LA MAYOR DE 9 AÑOS Y EMPIEZO A ESTAR PERDIDA. HASTA AHORA LO SOBRELLEVABA PERO INTENTAR MOLDEAR LOS CONATOS DE REBELDÍA DE ESTA NIÑA PRESTANDO LA ADECUADA ATENCION A LOS OTROS CINCO ES, CUANDO MENOS, AGOTADOR…¿Y CÓMO SÉ SI MI REACCIÓN ES LA CORRECTA? CARIÑO Y EXIGENCIA, SÍ…PERO ¿EN QUÉ MEDIDA?

    Responder
  5. Anibal

     /  17 febrero, 2009

    Carmen, eres heroica y me quito el sombrero ante tí. Indudablemente educar es dificil y en tu situación mucho más. Es fácil dar consejos en la distancia, permíteme sólo uno: busca la complicidad de tu hija mayor, pídele ayuda, haz que se sienta única y útil, ayúdale a ser consciente de la felicidad que produce ayudar a los demás. Un cariñoso y admirado saludo, Anibal

    Responder
  6. Anibal

     /  17 febrero, 2009

    Dostoyevski, uno de los grandes problemas de este siglo nuestro es el empeño en creer que la felicidad es un derecho y empeñarnos en conseguirla en lo material y en la autorealización; la felicidad es la consecuencia de luchar por ser generosos, trabajadores, honrados, etc… La felicidad viene, se encuentra.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: