Hace falta una auténtica revolución cultural

Los últimos datos publicados por el Instituto de Política Familiar (IPF) muestran una tendencia sostenida a que los hogares españoles estén desde 1981 cada vez más vacios. Llama poderosamente la atención que la bajada haya sido especialmente radical entre los años 1996 y 2002, es decir en plena explosión de bienestar y riqueza; la tercera parte del descenso en la cuarta parte del tiempo estudiado.

Esto ocurría mientras en numerosas encuestas se reflejaba un gran aprecio por la institución familiar así como el anhelo de muchas mujeres por tener más hijos. Lo curioso es que el motivo aducido para no tenerlos era el económico. Algo contradictorio ya que resulta que es en plena bonanza económica cuando más notablemente desciende el número de personas por hogar.

Mi reflexión sobre esta situación es que confirman que el individualismo y el hedonísmo se han implantado en nuestra sociedad echando raíces. Es cierto que hay mucha gente llena de buenos deseos, de planes y proyectos pero incapaces de llevarlos a cabo. En el fondo, en la sociedad española falta la virtud de los convencidos: la fortaleza.

En plena recesión económica la situación se presenta como irreversible y la única manera de invertir esta realidad es mediante una auténtica revolución cultural que recupere valores como el esfuerzo, la entrega a los demás y la sobriedad. Se afirma que ante los obstáculos hay que ver oportunidades, quizás sea el momento de recuperar  los valores que valen la pena.
Anuncios
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Yo creo que, como dices, muchos alegan “motivos económicos” a la hora de no tener hijos en plena época de bonanza, lo que puede ser contradictorio…Sin embargo, creo que, en el fondo, verdaderamente los tienen, lo que ocurre, es que, los motivos, son los contrarios a los que se alegan…
    Cuanto más tienes y menos necesitas, en teoría…precisamente es cuanto más quieres y menos das…
    Ahora los hijos parece que son como “objetos a poseer” o “bienes de consumo”…es llevar a la práctica la famosa frase “escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo”…Lo que ocurre, es que cuando tienes un hijo (al margen de los motivos)te das cuenta de que la vida cambia radicalmente, no es como cuando compras una tele o una nevera. Exige dedicación, donación, esfuerzo y sacrificio…
    Efectivamente, si esos valores faltan…El mundo se te viene encima con un hijo…porque no estás preparado para asumir esa responsabilidad y sacrificio…o mejor dicho; directamente…no quieres. Si un hijo es una “posesión”…pones en la balanza qué quieres poseer…y…en fin, es duro, pero es real…
    Los que tenemos hijos…yo creo que no es por “motivos económicos”…en ninguno de los dos sentidos…si lo redujésemos a eso, posiblemente, tampoco los tendríamos. ¿Conoces el documental “Demographic Winter” (www.demographicwinter.com)? Te lo recomiendo, es impresionante.
    ¡¡Esto daría para muchos posts Anibal!! jajaja.
    Un saludo

    Responder
  2. Luis R.

     /  13 marzo, 2009

    Si, alguien escribio o dio una conferencia con el titulo “La batalla cultural por el alma del mundo”, o algo asi.
    Estoy de acuerdo, en los momentos de crisis se ha de buscar una salida, una solucion; es el momento de recuperar valores.

    Responder
  3. Mariazell

     /  13 marzo, 2009

    Tienes toda la razón. Esta crisis económica es consecuencia de una gran crisis de valores. Pero, es dfícil cuando alguien carece de valores que comprenda esto.

    Responder
  4. Tal vez la crisis traiga algo bueno. Una vida demasiado cómoda lleva a no querer arriesgar. Muchos de los que no han querido formar una familia, se arrepentirán cuando sea demasiado tarde. Un saludo.

    Responder
  5. Anibal

     /  13 marzo, 2009

    Hola Cris, si que conozco el dvd del invierno demográfico, de hecho escribí sobre él en mayo. Es una pena que no se haya divulgado más. Saludos

    Responder
  6. Iñigo

     /  13 marzo, 2009

    Los griegos tuvieron dos palabras para la vida: Bios (Vida corporal, orgánica) y Zoé (Vida social, espiritual…)
    Hemos despreciado mucho últimamente ambos conceptos.¿Qué vida llevamos ahora?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: