Tres ideas para educar la sexualidad

Cada año los datos nos indican el fracaso de las campañas públicas tendentes a reducir el número de embarazos y de ETS (enfermedades de transmisión sexual) Existen, además, otros fracasos que también pueden ser sumados al haber de un concepto utilitarista de la sexualidad, por ejemplo los altos índices de divorcio e infelicidad sobre todo de mujeres. Esto es difícil de sustentar con datos, pertenecen a la esfera de la intimidad, pero sí es posible hacerlo en base a muchos testimonios personales.

Pienso que la base de tamaño fracaso está en la idea utilitarista y reduccionista de la sexualidad que se da cuando esta se desprende de su dimensión afectiva y de compromiso personal. Una correcta y humana educación no puede obviar que todo lo humano se integra, que no basta con dar lecciones biológicas sino que hay que ir más allá.

La auténtica sexualidad humana se educa desde que los niños son pequeños a través de la educación de la afectividad. Sirvan tres ideas básicas como reflexión: capacitar para la entrega al otro, capacitar para ejercer la propia libertad y ayudar a encarar el sufrimiento. Difícil pero posible, humano y efectivo.
Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

7 comentarios

  1. Miki

     /  12 junio, 2009

    ¿Por qué detestan la libertad?
    Si una persona decide mantener relaciones sexuales o de cualquier índole con otra, ambos consienten y lo hacen libremente ¿que legitima a ustedes a intervenir?
    Yo considero que el teísmo es degradante, que limita el desarrollo personal e intelectual, que genera esclavos incapaces de asumir la libertad y su responsabilidad como ciudadanos. Por eso no soy teísta, pero no le digo a usted que no lo sea.
    ¿A usted no le gusta el sexo? Pues estupendo, no lo practique, pero deje de meterse en la cama de los demás.
    Esa concepción de la superioridad moral de un grupo de chamanes es la cuna de todos los totalitarismos.

    Responder
  2. Anibal

     /  12 junio, 2009

    El comentario de Miki es el reflejo de la intransigencia de quienes van de tolerantes pero no soportan la diferencia. Recurre a los tópicos de que los que pensamos como yo no creemos en la libertad, no nos gusta el sexo, imponemos a los demás nuestras creencias. No ha leído lo que he escrito ya que de ello no se deduce nada de lo que dice. Se lanza a la yugular limitándose a repetir slogans. La cuna de los totalitarismos está bastante más cerca de sus ideas que de las mías. saludos, Anibal

    Responder
  3. revolucionario

     /  12 junio, 2009

    Miki:
    Las cifras de abortos, sida, embarazos no deseados, violencia domestica, etc, etc, demuestran por sí solos lo bien que se usa la libertad cuando se desliga del bien.
    Vosotros mismos… La soberbia es ciega.

    Responder
  4. MR (Monárquico y republicano)

     /  12 junio, 2009

    Totalmente de acuerdo con el artículo, d. Aníbal… está claro que si te venden la idea del sexo seguro al 100%, asumes riesgos mayores que pueden traer consecuencias… No sólo el embarazo no deseado, no sólo una enfermadad venérea, también en el terreno afectivo, debido muchas veces a la inmadurez -cada vez se empieza más joven-, bien debido a relaciones del todo inadecuadas que dejan secuelas en el corazón… No sé qué tiene que ver ésto, el ser honesto o templado, con el teísmo. Sí aún se hablara de castidad, bueno.
    Y además, ya lo comenté en otro foro, con tanta libertad -por llamarla de alguna manera-, resulta que jamás nuestros jóvenes estuvieron tan desinformados, ni hubo tantos mitos con el sexo, ni tuvieron tal desconocimiento de su propia anatomía…
    Reciba un cordial saludo.

    Responder
  5. allwill

     /  15 junio, 2009

    No, Miki. La cuna de todos los totalitarismos son esa panda de iluminados (¿chamanes progres?) que imponen en los colegios a nuestros hijos una concepción de la sexualidad que muchos padres no compartimos.
    Aníbal *propone* otra manera de plantear la sexualidad. No es la “políticamente correcta”, y eso quizás sea lo que te molesta. Aquí al único que le molesta la libertad es a ti. Te preguntas qué legitima a Aníbal para *proponer* otra manera de entender la sexualidad, y sólo esa pregunta ya da bastantes pistas de qué entiendes tú por libertad.
    Y, en uso de mi libertad, propongo a Aníbal una cuarta idea que parece básica en este asunto: la educación en la virtud del pudor.
    (por supuesto, Miki, tú eres libre de mezclar luego eso con el teísmo, o con la gastronomía; a mí, como al resto de las personas normales, el sexo me encanta; pero también me gusta vivirlo a mi manera, y no a la que impone la industria cinematográfica, o las series españolas)

    Responder
  6. Considero que la mejor escuela de la sexualidad es el entorno familiar que se tiene desde pequeño, partiendo de ahi, donde se enseñe el amor y respeto propio y el respeto por los demas.
    Un saludo.

    Responder
  7. muchas gracias por la info.
    Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: