Estar en lo pequeño, por amor

Con demasiada frecuencia sólo nos llama la atención aquello que se sale de la normalidad e ignoramos, la mayoría de las veces por descuido, que en lo poco de cada día se encuentra de verdad lo más grande, la fuente de una felicidad tranquila y más humana.

En el hemisferio norte estamos en plena época veraniega, millones de personas disfrutamos de más tiempo para compartir con quienes queremos. Estos días de vacaciones debieran servir para que los esposos nos conozcamos más y estemos más pendientes uno del otro, lo mismo con los hijos y estos con los padres y hermanos.

Todos los días del año, pero especialmente las vacaciones, son tiempo para cuidar y cultivar la vida de familia. Cultivar virtudes tan humanas como la paciencia, la cordialidad, la humildad o la amabilidad nos ayudarán a descansar mejor. Estar pendientes de los demás aleja de nosotros las tensiones y envidias; en definitiva el desamor, el mayor cáncer del hombre.

¿Porqué vivir de esta manera? Sencillamente por amor. Como decía el protagonista de una de mis novela preferidas, “Rosa Krüger” de Sánchez Mazas: el amor hace que uno quiera ser bueno. Con estas ideas y propósitos me despido de los amigos que leen Ser Audaces. A la vuelta del verano tendré el gusto, si Dios quiere, de ver publicado mi segundo libro, “La felicidad de andar por casa”. A través de este blog informaré oportunamente de su publicación. A los del norte os deseo unas felices vacaciones y al los del sur, cuidaros del frío invernal y la gripe. Nos vemos en septiembre.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Isabel Díaz

     /  28 julio, 2009

    Gracias por existir y por su Blogg. Le deseo unas felicísimas vacaciones familiares. Ayer encargué la película que me recomendó. A mi edad… y con cuatro adolescentes en casa que subo yo sola sin ayuda doméstica, a base de imponer mi autoridad y ganármela con cariño, no suelo tener mucho tiempo para leer novelas novelas sentimentales, pero aún así veré de buscar un hueco.
    Efectivamente, una que también trabaja en el mundo de las ideas, el día que no funcionó el link pensó: hoy viviré un poco más y pensaré un poco menos. Le deseo unas felicísimas y merecidas vacaciones, sin olvidar meter en la maleta un ingrediente: la confianza.

    Responder
  2. Feliz veraneo!
    Me gusta venir por aquí porque entra una como en otro agradable mundo.
    Besos

    Responder
  3. ¡¡¡Felices vacaciones!!!

    Responder
  4. Isabel Día Figueras

     /  26 agosto, 2009

    Me ha gustado Rosa Krüger. Lo que amenazaba con ser una novela de castigo, por la profusión de historias y enumeraciones en las que se recrea, mantiene muy bien el ritmo y la estructura para convertirse en una obra maestra con final feliz, al que se llega con paso ligero y sin perder el hilo. La mujer es vista desde diversos ángulos pero desde el principio le honra, como un buen augurio, con el mejor de todos: la caridad que surge de un corazón conmovido ante la indigencia.
    Es curioso. Cuando nací le regalaron a mi padre una perra, pastor alsaciano de pura raza con su pedeegre, que respondía al nombre de Geisha. Tenía sus dos manchas beige-amarillo en la cabeza y ya de mayor el lomo plateado. De joven era muy briosa y estaba perfectamente adiestrada. Extraordinariamente fiel y mansa, nunca mordió a nadie de familia, aunque asustaba y acorralaba de miedo a los extraños. Era grande e imponía. Mi madre me recordaba muchas veces que en la casa donde pasábamos los veranos, salía una comitiva todas las tardes de excursión a por agua a una fuente y mi madre para descansar un poco los brazos me descargaba sobre los lomos de la mansa perra, formando un todo que a veces sorprendía a la gente. Hasta los catorce años nos criamos juntas. Yo no he visto unos ojos más dulces. Si hubiese un cielo para perros, creo que allí la encontraría a ella.

    Responder
  5. Anibal

     /  28 agosto, 2009

    Isabel, sabía que te iba a gustar. Rosa Krüger es un libro muy especial que no todo el mundo es capaz de leer. Es de los que hace falta aguantar el tirón inicial para meterse en la novela y disfrutar. Saludos, Anibal

    Responder
  6. Isabel Día Figueras

     /  31 agosto, 2009

    Sólo hacía falta ir vadeando las historias con la mente fría, distancia y respeto debidos, sin entrar ni perderse en ellas.
    Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: