La vida es apasionante, pero no fácil

Me han gustado las declaraciones del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid: "Con la píldora y el aborto quieren que los hijos crean que todo tiene fácil solución" . Creo que ha dado en el clavo al denunciar el ambiente de irresponsabilidad con el que determinadas ideologías y ¿lideres? sociales y políticos impregnan el ambiente.

El mensaje de que nunca pasa nada y que todo tiene solución, además de ser falso, es somnífero y adormece las conciencias. Promocionar que los actos del hombre no tienen consecuencias es enaltecer la mediocridad. Una de los pensamientos más grandes y que generan más libertad en las personas es considerar que lo que hacemos tiene consecuencias, que no da igual una cosa que otra y que nuestra libertad se manifiesta precisamente en escoger lo mejor.

Las declaraciones del Defensor del Menor debieran servir para animar a otros cargos públicos a dar el paso al frente y romper el tabú idiota del buenísmo, el buen rollito y el "aquí no pasa nada". Claro que pasa y cuando pasa que "cada palo aguante su vela". La vida es apasionante pero no es un cuento de hadas. 
Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Cristiano

     /  15 octubre, 2009

    Magnifico texto, corto y extremadamente esclarecedor. Me sumo a sus palabras por completo.

    Responder
  2. Isabel Díaz

     /  15 octubre, 2009

    “La Verdad os hará libres” ¿Nos suena, no?
    Ayer me comentaba una hija, a raíz de una serie de televisión, ¿cómo van a saber los niños si deben rectificar o no una acción si no se la califica? A ver… una “travesura” es un término tan suave, que uno no sabe si es bueno o malo ni hasta qué punto. ¡Los niños necesitan que se les hable claro! Era la queja espontánea de una adolescente a la vista del caos imperante a su alrededor…
    Se reían de aquello de “al pan, pan y al vino, vino” y cualquier día vendrán reclamándolo. Y por cierto, que estas cosas tan útiles derivadas de la prudencia, como el ser sincero con uno mismo, padres y maestros, las consecuencias derivadas de la falta de racionalidad etc… creo que siempre se han enseñado desde los parvularios de las escuelas mayoritariamente regidos por el clero en este país, a través de clásicos cuentos como Caperucita, Pinocho, y muchos otros.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.452 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: