¿Ser madre y trabajar?

El premio Nobel de economía 1992 Gary S. Becker afirmaba que el desarrollo económico está directamente relacionado con los índices de natalidad. Por un lado por motivos puramente materiales: mantenimiento del estado de bienestar, pensiones, etc …. por otro debido a lo que supone para una sociedad la existencia de niños y jovenes: más ilusión en el futuro y por ello mayor iniciativa para investigación y desarrollo para legar a las futuras generaciones.

Me viene esta idea al recuerdo al leer que España se encuentra entre los países que se lo pone más dificil a las madres trabajadoras. La noticia afirma que el 85% de las mujeres renuncia a tener otro hijo por incompatibilidad de los horarios laborales con la maternidad y por miedo a perder el trabajo. El asunto es muy serio, no sólo por la implicaciones sociales que conlleva si no porque muchas mujeres no pueden realizar algo que les es propio y llevan en su corazón: ser madres.

Algo estamos haciendo muy, muy mal cuando los índices de productividad españoles son de los más bajos de la Unión y sin embargo las mujeres no pueden tener hijos debido a las larguísimas jornadas laborales.

Anuncios
Deja un comentario

7 comentarios

  1. Y tampoco hay ayuda ninguna para quedarse en casa a cuidar de los hijos cuando estos son pequeños, por motivos ideológicos. En otros países europeos sí hay ayudas para que la mujer pueda optar por no trabajar. Aquí esto se ve como retrógrado, creando la situación injusta de que muchas mujeres se vean obligadas a trabajar fuera de casa contra sus deseos y la necesidad de su familia, pues no hay absolutamente nada pensado para la mujer que renuncia a un empleo para dedicarse a sus hijos.
    P.S. En Francia, Inglaterra, Alemania etc. la situación es muy diferente y muchas madres jóvenes se dedican a sus hijos en esos primeros años en los que es tan necesario. Esto se ve como positivo y está apoyado por políticas familiares que lo hacen posible.

    Responder
  2. En otros países hace ya décadas que han resuelto ese problema, mediante excedencias y medias jornadas. Pero nuestras feministas no aceptan ese sistema.

    Responder
  3. En este tema algunos me pueden aporrear pero yo siempre he pensado que si tienes hijos hay que estar con ellos el máximo tiempo posible, ergo, no trabajar fuera de casa si puedes.
    Esto es un lujazo y yo si puedo algún día así lo haré. Y no entiendo que haya personas que critican a muchas mujeres por ser “marujas”, y quedarse en casa con sus hijos, a mí me parece fantástico.
    Es urgente cambiar la mentalidad antinatalista que se impulsa desde muchos ámbitos sociales, porque ya no es sólo que se tengan pocos hijos, sino que los que se tienen en muchos casos estan mal atendidos en el más amplio sentido de la palabra. Los cría y educa la tele, el ordenador, la consola, gente del servicio… horrible. Y vemos las consecuencias nefastas de esa falta de dedicación familiar en muchos ejemplos.
    Cuando veo la peli “La gran familia” me da siempre una sensación de nostalgia, de pensar “eso ya es imposible, una hazaña…”.
    Saludos.

    Responder
  4. Irene

     /  21 febrero, 2011

    Sí,es una pena,parece que nadie nos echa una mano….y además vivimos con un sentimiento de culpa constante por dejar a nuestros hijos al cuidado de otras personas para poder ir a trabajar…si a eso le unimos q en la sociedad q vivimos da miedo dejar el trabajo y después verte desesperada porque tu pareja se ha roto….en fin…qué mal vamos!!!

    Responder
  5. Anibal

     /  21 febrero, 2011

    Creo que en el fondo se trata de que somos un país muy cuadriculado e ideologizado. Cuadriculados tanto el gobierno como los empresarios y los trabajadores, incapaces de asumir riesgos y ser flexibles. Seguimos identificando más horas de trabajo con mejor trabajador. Ideologizado porque muchos siguen identificando maternidad con antiguo y machismo.

    Responder
  6. Anónimo

     /  22 febrero, 2011

    Desde luego no es nada fácil compaginar las dos cosas, porque no todas las mujeres viven de la misma forma los embarazos. Es un equilibrio en el que cada familia pienso que irá viendo la mejor forma de organizarse.
    Algún cambio se ha dado en las feministas cuando se han dado cuenta de que la mujer trabaje fuera obligatoriamente no siempre supone una liberación, sino una doble carga mientras que algunos varones se acomodan a esta situación y pierden su papel en la familia.
    Por otro lado, no es lo mismo que los cónyuges se ayuden mutuamente y compartan la responsabilidad económica a plantearse un estilo de vida en que se cuenta con dos sueldos, porque parece que la oferta de consumo de viajes, lujo, etc. valga más la pena que tener más hijos.

    Responder
  7. Lo que esta claro es que en nuestro pais queda un largo camino por recorrer en cuanto a igualdad, asi que espero que la gente siga aprendiendo…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.403 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: