Truquillos para mejorar la comunicación en el matrimonio

A veces no basta que haya amor y buenas intenciones entre los cónyuges. Las mejores intenciones sirven para poco si la comunicación entre la pareja es áspera o provoca enfrentamientos. El origen puede estar en los defectos de carácter, en errores de interpretación, la falta de detalles, las prisas. Hoy me atrevo a compartir algunos truquillos para mejorar la comunicación en el matrimonio.

El primero es que hay que saber escuchar. No se trata tan sólo de dejar al otro que hable sino de hacerlo escuchando, mostrando interés en lo que dice. El lenguaje corporal es muy importante, con los gestos y la mirada se puede destrozar la comunicación sin haber dicho nada.

Unido al truquillo anterior, es fundamental fomentar la conversación. Hay personas que sólo escuchan a los demás para encontrar el hueco y “soltar su rollo”, escuchar de esta manera provoca tensiones y aleja la necesaria tranquilidad. Lo mismo ocurre cuando el que habla no deja intervenir, o considera que un comentario de la pareja significa que no escucha. La conversación es algo vivo, de dos; una relación a través de las palabras, los gestos, los silencios.

Posiblemente una de las aptitudes más difíciles de alcanzar para los seres humanos sea la de ser objetivos. La dimensión afectiva hace que los estados de animo, los recuerdos y las esperanzas interfieran en la comunicación. Es bueno evitar los malos entendidos, los presupuestos, los recuerdos negativos.

Por último, creo que es fundamental buscar los mejores momentos para conversar. Evitar los momentos de cansancio y estrés y buscar aquellos en los que nos encontramos más relajados y positivos. Y tan fundamental es saber dar, como saber recibir.

Decía un amigo que cuando se habla poco, lo poco que se habla es de conflictos, y esto es lo que les ocurre por desgracia a muchos matrimonios. Las prisas y las preocupaciones hacen que lo poco que se habla tenga que ver con problemas económicos, recibos del banco, el colegio de los hijos. No se comparten afectos, sentimientos, anhelos sino que la relación se convierte en una reunión de gestoría.

Como en tantos aspectos de la vida, una buena comunicación en el matrimonio comienza por uno mismo. ¿Qué puedo hacer yo para mejorar? ¿Qué hago que ponga nerviosa a mi pareja? ¿Que necesita de mí?

 

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: