Prepárate para superar la crisis de los 40

Mucho se habla de las crisis personales, a veces se les da demasiado dramatismo y terminan siendo traumáticas. Lo mejor es saber que existen, cuáles son sus manifestaciones y el porqué de ellas. Recupero unas notas de una conferencia que di recientemente sobre la famosa crisis de los 40.
La vida comienza prometiendo mucho, sobre todo en la infancia y la pubertad. Hasta que se llega a la mitad de la vida (los famosos 40 años) todo es nuevo, planes, ilusiones, deseos. La propia vivencia, si no se renueva la ilusión cada día, va creando la idea de que ya hay pocas novedades, que la vida pierde su frescor. Se experimenta que no todo es de color de rosa y la “existencia adquiere el carácter de lo ya sabido”, se empieza a estar de vuelta de todo.
Leí hace algún tiempo que “cuando la gente llega a los cuarenta, los casados quieren descasarse, los frailes hacerse curas; los médicos, abogados; los abogados, ingenieros; y todo así: es como una hecatombe espiritual”
¿Cómo superar esta situación? Creo que lo más sencillo es aprender a disfrutar de la vida en lo que nos ofrece cada día, en lo cotidiano. Tarea fundamental de los padres es transmitir a los hijos esta actitud optimista, esperanzada y agradecida. La clave está en el agradecimiento y en vivir la vida sorbo a sorbo. Hay quienes aconsejan vivir a tope, pasar los límites …. atragantarse de vida. Creo que es más sabio ir paso a paso y sin saltarse ninguno.
Que los niños sean niños el mayor tiempo posible, así también los adolescentes ….. ir paso a paso, sin adelantarse, sitúa a los cuarentones en una vida equilibrada y madura, ideal para disfrutar y superar la crisis de los cuarenta y seguir disfrutando de lo que venga por delante.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. javier

     /  12 julio, 2013

    36 años parado, infeliz, con una hija de 9 meses k necesita muchísimo mas de lo k yo honradamente le puedo proporcionar…. eso no es tener crisis de los 40…eso es tener una mierda de vida.

    Responder
    • Hola Javier, perdona que haya tardado tanto en responder a tu comentario. Te contesto desde un profundo respeto y sabiendo que tu situación es muy difícil, Es difícil ponerse en tu lugar y con mucho respeto hacia ti permíteme que te diga que tu hija tiene derecho a verte feliz, a pesar de la situación tan dura. Tiene derecho a que no te rindas y a que sigas buscando trabajo por ella, a que sonrías por ella y a que no te rindas nunca. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.368 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: