Para quererse hay que rozarse

¡Que estupendas son las conversaciones entre amigos! Poder hablar y compartir ideales, sentimientos …. aquello que forma nuestro mundo interior. Estas buenas conversaciones enriquecen, ayudan a crecer, inspiran ….

Recientemente hablando sobre la dificultad del tráfico y las ventajas de uno u otro medio de transporte en una gran ciudad alguien afirmó: “a mí lo que más me gusta es la moto”, “claro -afirmé yo- es la mejor manera de evitar los atascos y de callejear”, la contestación me dejó asombrado y ha dado pie a este post: “no es por eso, me gusta ir en moto con mi marido, ir sujeta a él y rozarnos me ayuda a quererle más”

Hace algún tiempo escuché en una conferencia sobre #matrimonio: “se ha perdido mucho al sentarse en el salón en butacas separadas o grandes, puede que sea más cómodo pero sentarse uno al lado del otro a leer, ver una película o incluso navegar con la tablet fomenta el leve roce, el contacto físico que tan importante es para la relación conyugal”

¿Será casualidad que las protagonista de estas dos anécdotas sean mujeres?

¿Sabemos realmente cómo somos, sabemos amar? ¿Es posible mantener un amor sin tocarse y sin mirarse?

Decía Juan Pablo II que “el gran drama del hombre moderno es que ya no sabe quién es” ha perdido su sentido de interioridad. Pienso que esta idea es válida para saber y poder amar.

Para algunos el amor es sentimiento, para otros compromiso y voluntad. Ambas ideas son ciertas siempre que se consideren integradas en la unidad del hombre. Cuerpo, afectividad y voluntad deben ir de la mano si queremos amar como personas.

El roce, la mirada, la delicadeza, el detalle, el pensamiento positivo, ayudan a engarzar esas dimensiones que forman el amor. Somos cuerpo y somos espíritu y el gozne que equilibra todo es la afectividad.

Si queréis vivir un #matrimonio pleno y feliz, cuidar vuestra vida afectiva: miraros, rozaros, pensar bien el uno del otro, cuidaros y poneros guapos para él o ella. Ayudar a vuestros sentimientos para que empujen a la voluntad.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Exelente post Anibal!!! Me encanto!!! Lo voy a enlazar en mi blog ya que va mucho con el tema que estoy abordado de la comunicación afectiva, esa comunicación interior de conectarse el uno con el otro en el matrimonio, cuan importante y profundo es eso, no solo ese roce tan agradable, sino el tocarse en lo más hondo del corazón del otro para encontrarse, vincularse y conocer cada día más de cerca lo q ocurre en el mundo interior del otro para comprenderlo en las distintas etapas de la vida.
    Saludos!!! Felicidades!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Sobre mí

  • Elige tema

  • Mis libros

  • Únete a otros 2.455 seguidores

  • Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: