Amarte cada día de mi vida

Es muy humano recordar y recrearse en aquello que ha sido importante en nuestra vida, las situaciones que nos ha marcado. A veces simplemente se recuerda y se experimenta alegría o tristeza. Pero también hay recuerdos que lejos de ser simple contemplación de lo que pasó, pueden servir para dar un empujón a nuestra vida.

Me refiero al día de la boda que en tantas ocasiones no deja de ser un simple recuerdo de las ilusiones que teníamos, lo bien que lo pasamos, lo jóvenes que éramos, lo guapos que íbamos, los invitados que nos acompañaron …. ¿Cuántas veces recordamos lo más importante: el compromiso que nos hicimos?

Me gusta leer y actualizar de vez en cuando el texto del consentimiento, creo que es muy estimulante y motivador:

Yo, NN, te recibo a ti, NN, como esposa (o esposo) y me entrego a ti y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida

Recordar este texto, también rezarlo, puede ser una manera muy eficaz de recordar lo que debemos hacer cada día si queremos que nuestro matrimonio crezca y que seamos realmente fieles a lo prometido. La promesa no consiste en sentir durante toda la vida lo que siente de novios o durante los primeros tiempos de casados, lo prometido es mucho más fácil y asequible.

No solo es posible sino muy humano luchar por ser fiel, amar y respetar todos los días de la vida a esa persona. La psicología humana es muy rica y acompaña: en la medida en que estamos pendientes de esa lucha por amor, los sentimientos crecen y se enriquecen.

Y esos sentimientos catapultados por tantos detalles cotidianos por amar generan la motivación para cumplir lo prometido, dando lugar a un circulo virtuoso que es en lo que consiste el amor matrimonial: querer, hacer, sentir y volver a querer, hacer, sentir …. todos los días de nuestra vida.

Para hacerlo más sencillo y práctico a mi me sirve un pequeño truco: sustituir la idea de todos los días de mi vida, que puede ser muy genérico y a largo plazo, por cada día de mi vida, de esta manera los plazos y cometidos se acortan y el amor se concreta cada día: ¿que puedo hacer hoy y ahora por amarte más? ¿por serte fiel y respetarte?

Sólo puede hacer algo todos los días de su vida quien lo hace cada día. Aquí os dejo 10 claves para mantener el amor y me comentáis que os parece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: