Las 4 patas de la vida

Mientras preparo una charla para jóvenes: “Pisa fuerte. Anda tu camino”, quisiera compartir algunas consideraciones en mi blog en el que por cierto hace bastante tiempo que no escribo.

Se trata de una serie de ideas que muchas personas, sobre todo jóvenes, llevan grabados a fuego y que lejos de ayudarnos a ser más felices creo que impiden crecer y desarrollarse como personas.

Una de ellas tiene que ver con el paso del tiempo. ¿Cuantas veces habremos oído aquello de “ya tendrás tiempo”, “disfruta mientras puedas” …. La idea de que el tiempo no existe, que es infinito, o que es pronto para comprometerse ha derivado de la falsa idea de que tomar decisiones cierra el futuro y que por tanto no eligiendo el futuro aparece más abierto. La verdad es que cuanto más se tarda en tomar decisiones, más estrecho es el margen.

Tomar decisiones no supone entrar en un callejón sin salida sino asumir responsabilidades, aprender y aceptar el fracaso si llega; es decir, madurar tanto en la vida personal como profesional. Esta idea lleva a muchas personas a vivir en una eterna adolescencia.

El mundo está cambiando a velocidades de vértigo: si no vas a esa velocidad pierdes el tren. Las tecnologías que tanto nos facilitan la vida, también pueden hacer olvidar al hombre algo fundamental para su equilibrio: hay realidades que son lentas. El amor, el desarrollo personal, la carrera profesional, la amistad, la naturaleza …. son realidades lentas, requieren tiempo, dedicación y práctica. Hay realidades que van muy rápido, pero hay otras que no pueden ser forzadas.

Una tercera idea es que lo más importante es la carrera y la realización profesional. Es un hecho que el orden de prioridades afecta a los resultados y que el trabajo es una dimensión fundamental de la persona, pero una cosa es que este ocupe el primer lugar en las prioridades en cuanto a dedicación y de manera temporal y otra muy distinta que ocupe el primer lugar en el corazón.

Me explico: en las cuatro patas que considero fundamentales para una vida plena: trabajo, familia, amigos, fe; es importante tener grabado a fuego en el corazón el orden de prioridades de manera inamovible, no es igual un orden que otro. Lo que no excluye que en determinadas situaciones y de manera temporal una de las patas pase a ocupar un lugar primero.

Un ejemplo: la realidad en que vivimos nos hace situar el trabajo y la realización profesional en primer lugar. Si esto es así coyunturalmente me parece correcto. Puede ser necesario robar tiempo en determinadas circunstancias a la vida de familia para dedicarselo al trabajo. El error sería que al tener que elegir entre familia y trabajo, o entre el cónyuge y el trabajo eligiéramos el trabajo porque es nuestro principio vital.

Fe, familia, trabajo, amigos me parece un orden correcto en el corazón, aunque como ya he dicho puede ser adaptado a las realidades temporales concretas.

Las tres ideas que hoy quería compartir son:

  • tomar decisiones no sólo no cierra el futuro sino que nos ayuda a madurar y crecer
  • dejar que lo lento entre en nuestra vida y aprender a disfrutar en la espera y la contemplación nos hace más humanos
  • tener un orden de prioridades en el corazón, con la flexibilidad teniendo en cuenta las circunstancias, ayuda a que la vida sea más plena y madura y ayuda a tomar decisiones

 

Un comentario sobre “Las 4 patas de la vida

Agrega el tuyo

  1. Cierto, la madurez no se puede forzar.
    No hay que confundir lo urgente con lo importante.
    El orden de los factores sí puede alterar el producto, en según qué ámbitos.
    Aquello que escogemos significa renunciar (re-anunciar) a algo por otra cosa cuyo valor superior proclamamos.
    No te lo vas a creer: la vida tiene sus guiños. Este verano estuve cuidando de una ancianita en Alemania. Compartía parcela, jardín y buzón con su hermana. Al leer el apellido de la hermana en el buzón descubrí su apellido de soltera: Krüger. Un hermoso jardín lleno de rosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: