El gran misterio del sufrimiento

Tenemos una cierta tendencia a leer o ver preferentemente lo último escrito o estrenado. No es que desdeñemos lo pasado si no que tanto presente nos abruma y termina obviando la experiencia del ayer. Sin embargo, recurrir a lo “antiguo” nos puede proporcionar sosiego y tranquilidad, ayudarnos a salir de la voragine de la inmediatez.

Con esta idea he vuelto, en estos días de pandemia tan llenos de sufrimiento, a alguien que tanto sufrió y que tanto amó: San Juan Pablo II. Perdió de niño a su madre, a su padre y a su hermano de joven, se quedó solo; sufrió la represión del nazismo y el comunismo, tuvo un atentado y sus últimos meses en la tierra fueron de un sufrimiento atroz. Me he preguntado ¿Que me puede decir sobre el sufrimiento alguien que tanto sufrió? Y he recuperado un libro titulado Cruzando el umbral de la Esperanza

En él, el papa se pregunta ¿Cómo ha podido Dios permitir tantas guerras, los campos de concentración, el holocausto? ¿El Dios que permite todo esto es todavía de verdad Amor? ¿No deja al hombre sólo? Tantos enfermos incurables en los hospitales…..

Y afirma el papa: “Dios ha creado al hombre racional y libre y, por eso mismo, se ha sometido a su juicio” (Juan Pablo II, Cruzando el umbral de la Esperanza. Plaza y Janés p. 78) . Ha permitido que dudemos de Él, que Le juzguemos. ¡Las criaturas juzgando y dudando de su Creador!

Y ¿cómo reacciona Dios ante esta situación? No se impone, no da un golpe en la mesa, no nos “quita el problema”. No actúa en la historia haciendo magia o dando golpes espectaculares. Respeta nuestra libertad, que es lo más grande que tiene el hombre porque es lo que permite que Le amemos. Se hace uno de nosotros y nos entrega Su vida. Dios no es Alguien que está fuera del mundo y que observa esta tragedia como un espectador.

“Si en la historia humana está presente el sufrimiento, se entiende entonces por qué Su omnipotencia se manifestó con la omnipotencia de la humillación mediante la Cruz. El escándalo de la Cruz sigue siendo la clave para la interpretación del gran misterio del sufrimiento, que pertenece de modo tan integral a la historia del hombre” (op. cit. p. 78-79)

No, Dios no nos abandona a nuestra suerte, no nos ha dejado solos. Está sufriendo con nosotros. La tragedia es que teniéndole tan cerca, no le veamos.

#quedateencasa #yomequedoencasa

 

 

Un comentario sobre “El gran misterio del sufrimiento

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: